Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE, IU y UPyD recurren en el TC la "provocación" del Gobierno de aprobar créditos para armamento al margen de los PGE

Consideran una "desfachatez" y una "chulería" que Defensa ya haya anunciado una medida similar para el año que viene
Los grupos parlamentarios del PSOE, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y UPyD han presentado este viernes de forma conjunta un recurso ante el Tribunal Constitucional (TC) contra el decreto del pasado agosto en el que se aprobó un crédito extraordinario para atender al pago de los programas especiales de armamento, que asciende a 883,6 millones de euros, una medida que consideran una "provocación" del Gobierno al no incluir esta partida en los Presupuestos Generales o en otra ley que deba ser debatida en el Parlamento.
En declaraciones a los medios de comunicación tras entregar el recurso en el registro del Alto Tribunal, el portavoz socialista de Defensa en el Congreso, Diego López Garrido, ha explicado que el objetivo de los grupos de la oposición es que gastos que ascienden a cientos de millones de euros sean "objeto de debate parlamentario".
"El Gobierno ha sustituido eses debate por una aprobación por decreto que es contraria a la Constitución e intentamos que no suceda nunca más. Este es un caso especialmente significativo porque se trata de programas que cuestan miles de millones de euros. Es una exigencia democrática que estas cosas se aprueben en el Parlamento", ha dicho.
CASI 3.500 MILLONES EN TRES AÑOS
Los programas especiales de armamento tienen un sistema de financiación especial que se basa en anticipos del Ministerio de Industria. El pago de lo que se adquiere se realiza con cargo al presupuesto de Defensa y es en el momento de la entrega cuando el fabricante devuelve los anticipos al Tesoro Público.
El Gobierno lleva años recurriendo a esta fórmula de hacer frente a los pagos de los programas de armamento. Concretamente, en el verano de 2012 se aprobó otro crédito de más de 1.700 millones de euros y el año pasado la cantidad ascendió a 877 millones. Tras la aprobación de los últimos Presupuestos el pasado septiembre, el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ya adelantó que el próximo año también se aprobará otro decreto similar.
Para López Garrido, el anuncio de Argüelles es de una "absoluta desfachatez", razón por la cual se han decidido a presentar este recurso y así lanzar un mensaje al Gobierno advirtiendo de que no van a "tolerar que sigan por ese camino" el próximo año.
En términos parecidos se ha pronunciado el diputado de la Izquierda Plural Álvaro Sanz, quien ha denunciado que con medidas como estos decretos el Ejecutivo está "hurtando" al Parlamento la posibilidad de debate. "Estamos en un momento de excepción democrática permanente en la compra de armas. Es necesario someter a debate el modelo de defensa de nuestro país y tiene que hacerse de forma transparente", ha apuntado.
Además, Sanz ha hecho hincapié en que en el caso de los créditos para armamento no se dan las razones de "excepcionalidad y necesidad inmediata para no ser tramitado de manera ordinaria", por lo que le parece una "chulería impropia de un Estado democrático" que el secretario de Estado anuncie de antemano la futura aprobación de otro decreto similar el año que viene.
"BAJO LA LUPA DE LOS JUECES"
Por su parte, la diputada de UPyD Irene Lozano ha destacado que a partir de hoy el gasto que ha hecho el Gobierno para armamento "ha comenzado a ponerse bajo la lupa de unos jueces" y ha dicho estar convencida de que éstos decidirán que los decretos para aprobar créditos extraordinarios son "ilegales".
Lozano ha advertido de que, aunque el PP tenga mayoría absoluta, "política y socialmente esa mayoría está quebrada", por lo que considera que el Gobierno "debería dejar de comportarse como si tuviera ese respaldo". "En democracia no se puede hacer lo que a uno le de la gana", ha subrayado.
"En estos momentos en que los ciudadanos perciben desde la política señales de que hay mucha gente dispuesta a robar, estoy orgullosa de estar en política para ahorrarles dinero a los ciudadanos. Hay mucha gente que roba, pero hay gente que trabajemos para solucionar los problemas de los ciudadanos", ha señalado.