Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE asumirá la "centralidad y el sentido común" de Susana Díaz en el debate del modelo territorial

El nuevo PSOE liderado por Pedro Sánchez asumirá la noción de Estado y la "centralidad y el sentido común" que siempre ha defendido la presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, en el debate sobre el modelo territorial del Estado.
Así lo ha dicho, en una entrevista con Europa Press, el secretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, quien ha desvelado que lo que se le ha pedido a Díaz como presidenta del Consejo Federal del PSOE es que "aporte, y lo está haciendo, la centralidad de un partido muy consolidado y muy fuerte como es el PSOE-A".
"Se le ha dado una trascendencia muy importante a la figura de Susana no solamente para reconocer que el PSOE-A es la columna vertebral del partido sino para poner de manifiesto su liderazgo en una materia muy concreta como es el desarrollo territorial de nuestro país, donde el PSOE-A y Andalucía han tenido un protagonismo histórico", ha explicado Pradas.
El 'número tres' del PSOE, que ha señalado que la fuerza de Andalucía se "visualiza con la amplia representación que tiene en la Ejecutiva federal" con 8 de 38 de sus miembros así como en el cargo de Susana Díaz y en el suyo propio en materia territorial, ha considerado que se trata, por parte de Sánchez, de "un reconocimiento de esa postura razonable y con sentido común que ha tenido siempre Andalucía en relación" a esta cuestión.
"Creo que no es ninguna casualidad", ha apostillado Pradas, para quien esa "centralidad política que aportarán desde Andalucía" está "muy en consonancia" con el mensaje que está trasladando Sánchez de que el PSOE tiene que "ser un partido que no esté mirando ni a la derecha ni a la izquierda a ver dónde nos posicionamos dependiendo de lo que nos convenga electoralmente".
"Queremos nuestra propia impronta, ser el partido que ha hecho las grandes transformaciones en España y en el que se pueda reconocer la gran mayoría de la sociedad", ha ejemplificado Pradas tras definir al PSOE, no obstante, como "un partido de izquierdas" pero que, además, en materia territorial "es muy central y centrado".
Se ha referido así a que "cuando hizo falta reivindicar la autonomía plena" el PSOE-A lo hizo y, después, "cuando hubo que poner cordura en algunos planteamientos más radicales a favor de la independencia, también". "Andalucía ha sabido decir que nosotros estamos a favor, por supuesto, de la unión de todos los pueblos de España respetando su diversidad. Y en ese sentido, creo que Andalucía es un ejemplo, con un sentido de Estado y de unión y, desde luego, con una condición 'sine qua non' en relación al sistema autonómico y es que no vamos a permitir nunca que haya desigualdad entre los ciudadanos de una comunidad y otra".
AVANZAR EN LA REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN
En este contexto, Pradas ha defendido la necesidad de "avanzar y perfeccionar aún más en el Estado autonómico" para llegar a un "sentido federal del Estado". Para ello, según ha reconocido, es necesario cambiar la Constitución Española y "encajar en ella no sólo las aspiraciones de Cataluña sino de Andalucía, Asturias o Valencia, por ejemplo, en materia de financiación y competencias".
Para poderlo hacer posible, el socialista --que ha dicho que la nueva Ejecutiva del PSOE va a hacer "suya" la propuesta federal de la anterior Ejecutiva (el 'documento de Granada')-- ha pedido al Gobierno de la Nación que lidere un "clima político y social de sosiego", algo que, a su juicio, no está haciendo Rajoy en la actualidad con su actitud en el denominado 'conflicto soberanista'.
"No vemos ningún movimiento por su parte. No ha sabido tomar la iniciativa para ser capaz de reconducir todo esto hacia un debate de reforma de la Constitución donde estén representadas todas las fuerzas políticas y se abra una ponencia constitucional para hablar del tema de la financiación, de las competencias, del Senado...", ha ejemplificado.
En su opinión, tanto los "intereses nacionalistas de CIU y ERC por una parte, como por otra, los del nacionalismo españolista, han convertido este asunto en un choque de trenes para intentar sacar rédito político cada uno", algo que ha censurado.