Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE, dispuesto a favorecer que los partidos tengan "voz propia" en el Congreso, pero con los límites del reglamento

El PSOE está dispuesto a "favorecer" la posibilidad de que los grupos y formaciones políticas tengan "voz propia y diferenciada en el Parlamento", como, asegura, ha hecho "siempre", pero insiste en que su "límite" seguirá siendo "el respeto a las leyes, que en las Cámaras son sus reglamentos".
Así lo asegura el partido de Pedro Sánchez en un comunicado, en el que se muestra dispuesto a "hablar de fórmulas" que permitan la constitución de grupos parlamentarios, siempre que se respete el reglamento de la Cámara y los antecedentes parlamentarios.
Por eso, rechaza "la propuesta de Podemos y de alguna de sus confluencias" sobre la cesión de diputados del PSOE para constituir grupos parlamentarios diferenciados, porque cree que "el problema" del partido de Pablo Iglesias "no se solventa con la cesión de diputados de otros grupos, porque ello no subsana el cumplimiento del artículo 23.2 del reglamento del Congreso".
Así lo señala el PSOE después de que este lunes la líder de Compromís, Mónica Oltra, haya pedido al PSOE un diputado para que las alianzas de Podemos puedan formar grupo propio. Después. la también vicepresidenta de la Generalitat ha dicho que, con este plantamiento ha querido hacer "más que una propuesta, un intento de desenmascarar que el tema de la legalidad es una excusa para perpetrar un atropello democrático".
En cualquier caso, el PSOE asegura que está dispuesto a "seguir dialogando" con los grupos sobre "los mecanismos reglamentarios que puedan facilitar la constitución de grupos parlamentarios a las formaciones políticas que han obtenido representación".
NO A LOS CUATRO GRUPOS
Estos límites, según fuentes socialistas consultadas por Europa Press, se traducen en que el PSOE no apoyará de ninguna manera que Podemos y las candidaturas de confluencia --En Comú Podem, Compromís-Podemos y En Marea-- formen cuatro grupos diferenciados, ni que se dividan en dos grupos (uno de Podemos y otro de las coaliciones) ni que haya cesión de diputados.
De esta manera, la opción que les quedaría a Podemos y las confluencias --y que los socialistas sí podrían ver con buenos ojos-- sería organizarse en su grupo propio como una 'confederación', como hizo IU con ERC e ICV en La Izquierda Plural en la pasada legislatura, o irse al grupo mixto.
En el comunicado, el PSOE también subraya que estos criterios --la disposición a hablar y el respeto al reglamento de la cámara y los antecedentes parlamentarios-- son los que ha seguido en las decisiones que ha tomado hasta ahora el Grupo Socialista en el Congreso y en el Senado.
Así, recuerda que en el Congreso pactó con Ciudadanos la elección de Patxi López como presidente de la Cámara, en el que ha sido el "único" acuerdo alcanzado por el PSOE.
Mientras tanto, explica se mantuvieron reuniones con Podemos para llegar a un acuerdo que hubiera supuesto un apoyo más amplio al presidente de la Cámara, pero "no fue posible por la exigencia imprescindible de Podemos de la formación de cuatro grupos parlamentarios".
En el Senado, el Grupo Socialista facilitó que el PNV ocupara una de las secretarías de la Mesa, ya que considera que, al ser una Cámara territorial, es "más apropiado que haya una representación de los Grupos Parlamentarios y Partidos de ámbito autonómico".
"Por la misma razón, en el Senado, el Grupo Socialista ha facilitado la constitución de grupos parlamentarios a los senadores de CDC y ERC, tal y como se ha hecho en otras ocasiones", continúa, en referencia a la cesión de dos senadores para que pudieran formar grupo, un movimiento que ha generado críticos en algunas federaciones.
Y, finalmente, recalca que en el Congreso, el PSOE "junto con el Partido Popular", facilitará igualmente la constitución de los grupos de CDC (Democracia i Llibertat) y ERC, "siguiendo a la interpretación reglamentaria más favorable a la constitución de estos grupos".
Los socialistas aseguran que cuando su partido se ha opuesto a la formación de algún grupo parlamentario ha sido "siempre porque su contribución hubiera vulnerado las disposiciones de los reglamentos".
Asimismo, el PSOE considera que los grupos parlamentarios son solo medios para facilitar el funcionamiento del Parlamento, pero que "lo importante sigue siendo llegar a los acuerdos para asegurar un futuro mejor a la inmensa mayoría de ciudadanos y ciudadanas de nuestro país".