Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE echará el resto en la recta final para reconquistar a medio millón de votantes

El objetivo no son nuevos electores, sino movilizar a los socialistas abstencionistas y a los que se arrepienten de votar Podemos
El PSOE ha decidido echar el resto la última semana de campaña electoral no para convencer a posibles votantes de otros partidos, sino con el principal objetivo de reconquistar a sus electores tradicionales para que el próximo 26 de junio acudan a votar. La intención es convencer a más de medio millón de votantes y, para ello, los socialistas van a doblar el número de actos de campaña en toda España, van a hacer medio millón de llamadas, van a visitar 600.000 hogares y van a repartir diez millones de folletos.
Según han informado este lunes fuentes del Comité Electoral del PSOE, la última semana de campaña suele ser decisiva a la hora de movilizar al electorado y por eso va a centrar su esfuerzo estos últimos cuatro días de campaña electoral en aquellos lugares "prioritarios" donde reside el votante tradicional socialista.
Concretamente, el público objetivo al que Ferraz se quiere dirigir estos últimos días de campaña es el votante socialista tradicional que no está lo suficientemente motivado y se plantea abstenerse en estas elecciones y aquel que el pasado 20 de diciembre optó por Podemos pero se ha arrepentido.
ENTRE DOS Y TRES PUNTOS DEL PORCENTAJE DE VOTO
Así pues, el partido que lidera Pedro Sánchez se ha marcado como objetivo tratar de recuperar entre dos y tres puntos del porcentaje de voto esto es, algo más de medio millón de votos, y evitar así el temido 'sorpasso' por parte de la coalición Unidos Podemos.
Sobre todo porque los socialistas saben que parte de esos votos que quieren recuperar podrían haber votado a Podemos el 20 de diciembre y en estas nuevas elecciones son susceptibles de volver a su partido. Y saben que en raras ocasiones se produce la situación contraria.
De este modo, esta gran movilización para la última semana de campaña va dirigida específicamente a reconquistar el voto socialista, no a conseguir el apoyo de votantes tradicionales de otros partidos, como por ejemplo el PP.
Para lograrlo, el PSOE ha programado 1.300 actos -casi el doble que la primera semana de campaña--, visitas a 600.000 hogares, medio millón de llamadas telefónicas y se van a repartir diez millones de folletos.
Además, el PSOE ha publicado un nuevo vídeo con el que movilizar el voto socialista poniendo como ejemplo a una familia trabajadora que se preocupa por el futuro de sus pensiones, las cifras de desempleo o las ayudas a la dependencia. Porque, según las fuentes informantes, se trata de dar argumentos para votar a los socialistas el domingo que viene.
MÁS CARNE EN EL ASADOR
En Ferraz están seguros de que este tipo de movilizaciones, multiplicando su presencia en todo el territorio nacional, funcionan, entre otras cosas porque son campañas que van directas al público objetivo del partido y no a los electores en general.
Aunque han asegurado que este último empujón a la campaña siempre se hace así la segunda semana, es decir, en días lo más cercanos posibles a las elecciones, han admitido que en esta campaña para las elecciones del 26 de junio han metido "más carne en el asador" que en otras ocasiones.
Sobre la falta de precisión en el mensaje acerca de con quién pactará o no el PSOE después de las elecciones, desde Ferraz afirman que esta no es una razón principal para votar o no a los socialistas, al tiempo que han defendido esta estrategia porque de los pactos hay que hablar "sobre resultados, no sobre encuestas".
DESDE MILITANTES HASTA PRESIDENTES AUTONÓMICOS
Según las citadas fuentes, en esta gran movilización se van a implicar todos los socialistas, desde simpatizantes y militantes hasta dirigentes provinciales, alcaldes, presidentes autonómicos, diputados y toda la dirección federal, con el secretario general, Pedro Sánchez, al frente.
El trabajo de los voluntarios y trabajadores del partido es uno de los pilares fundamentales en grandes movilizaciones como las visitas a los hogares y las llamadas telefónicas. En la sede de Ferraz, en Madrid, y en Valencia se han instalado 90 puestos desde los que los voluntarios realizan llamadas al azar, dentro de las 9.800 secciones electorales que son prioritarias para el PSOE.
Los voluntarios y trabajadores socialistas llaman en nombre del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno y preguntan a los ciudadanos si tienen pensado ir a votar el próximo domingo. Si la respuesta es que están indecisos, tratan de convencerles de que apoyen al PSOE exponiéndoles algunas de las propuestas del programa electoral.