Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE cede en su exigencia de negociar junto a C's para desbloquear el diálogo con la izquierda

El PSOE ha dejado de lado su exigencia de negociar de la mano de Ciudadanos para desbloquear el diálogo con los partidos de izquierdas y avanzar en la conformación de un gobierno de cambio liderado por Pedro Sánchez.
Después de días sin contactos entre los partidos para hablar de la investidura, este miércoles se han retomado las conversaciones con Compromís, en una reunión en la que sí ha estado el equipo negociador del partido de Albert Rivera. Éste ha sido el único fruto que PSOE y C's han obtenido de su intento de hablar con el resto de partidos a izquierda y derecha.
Pero, además de este encuentro, del que el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, ha salido dispuesto a "explorar" la posibilidad de un pacto de gobierno del PSOE con Podemos y Ciudadanos, este miércoles se han producido otros avances que han sido posibles gracias a una cesión de los firmantes del acuerdo que llevó Sánchez al Congreso.
Para empezar, se ha producido una primera conversación entre los líderes del PSOE y de Podemos, Pablo Iglesias, después de la investidura fallida de Sánchez, en la que se vivió un duro cruce de acusaciones, especialmente por parte del secretario general del partido morado, que soliviantó a los socialistas con su ataque a Felipe González.
Finalmente, ambos han hablado este miércoles y se han emplazado a reunirse "los dos", es decir, sin Rivera, antes de Semana Santa para normalizar el diálogo.
CIUDADANOS HA SIDO "INFORMADO"
En paralelo, se ha anunciado una reunión entre los equipos negociadores de IU y PSOE para este jueves, también sin Ciudadanos, que ha sido "informado" de esta cita que, según fuentes socialistas, servirá para "reanudar el diálogo que ya hubo" entre los dos partidos para alcanzar un acuerdo para un gobierno de cambio.
El acercamiento entre estos dos partidos antes de la investidura de Sánchez se enfrió después de que el PSOE firmara su acuerdo con Ciudadanos. Ese pacto provocó que Podemos se levantara de la mesa a cuatro que había promovido IU, con PSOE y Compromís, y que no se volvió a reunir.
Después del fracaso de Sánchez en el Congreso, las conversaciones han permanecido encalladas. Los portavoces del PSOE y Ciudadanos remitieron sendas cartas convocando a todos los partidos con los que creían que podían llegar a un acuerdo, pero no obtuvieron respuestas positivas y el único fruto ha sido la cita de este miércoles con Compromís.
Por un lado, Podemos se ha negado a sentarse con Ciudadanos y, por otro, el PP --incluido por primera vez por el PSOE en su ronda de contactos-- ha defendido que las reuniones tienen que ser por separado. Este mismo miércoles ha rechazado la oferta del partido de naranja de sentarse a la mesa el próximo viernes.
Sin embargo, ahora se abre la puerta a continuar el diálogo por la izquierda, gracias a la cesión de PSOE y Ciudadanos. Los socialistas valoran muy positivamene que se haya "desbloqueado" la situación e insisten en que lo importante es avanzar para que haya gobierno.