Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE rechazará la consulta, pero insistirá en la necesidad de diálogo y reformas para avanzar

El PSOE defenderá el próximo martes en el Congreso de los Diputados el 'no' de los socialistas a la consulta soberanista que reivindicará una delegación del Parlamento catalán, pero insistirá en su oferta de diálogo para buscar una salida a la crisis, que, a su juicio, pasa por reformar la Constitución. Probablemente, el encargado de hacerlo será su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, aunque hasta mañana no se tomará una decisión firme.
Según han informado a Europa Press fuentes socialistas, el PSOE dará un 'no' tajante a la petición del Parlament para recibir las competencias necesarias que les permita convocar el referéndum de autodeterminación en noviembre. Pero, al mismo tiempo, defenderá que la respuesta debe ir más allá de ese rechazo, porque está convencido de que decir 'no, no y no' a Cataluña enconará el conflicto.
Para los socialistas, el Congreso debe "tomar nota de la difícil situación política" que atraviesan Cataluña y el resto de España y "abrir un cauce de diálogo para intentar solucionarla". Para ello, creen que es necesario "abrir un nuevo escenario que permita buscar una salida política y consensuada a las aspiraciones de muchos ciudadanos y ciudadanas de Cataluña".
PARTEN DEL 'NO' COMO EL PP, PERO DISCREPAN EN EL RESTO
Por ello, el PSOE tratará de dejar claro que su posición no es la misma que la del Gobierno, más allá de esa oposición a la consulta soberanista. Como ya dijera esta semana su número dos y candidata a las próximas elecciones europeas, Elena Valenciano, el PSOE comparte con el Ejecutivo y el PP ese rechazo, pero "no todo" lo demás.
"Compartimos el 'no' desde luego, en este caso, con el Grupo Popular, pero nuestra posición a lo que está sucediendo en Cataluña es bien distinta a la que defiende el Grupo Popular", explicó Valenciano el pasado jueves en una rueda de prensa, en la que recordó que los socialistas creen que "hay que abrir un gran diálogo en España, que hay que abrir la Constitución incluso" y por lo tanto abogan "por el diálogo y no sólo por el 'no".
La clave para el PSOE está en una reforma constitucional que permita avanzar en un modelo federal y que permita a Cataluña un mejor 'acomodo' en España. La propuesta fue cerrada y respaldada por todo el partido en julio de 2013 en Granada, con un documento al que el PSOE se aferra desde entonces y al que pretenden atraer al resto de formaciones.
Tanto Rubalcaba como el primer secretario del PSC, Pere Navarro, mantienen la vigencia de la 'declaración de Granada' e insisten en que es necesario introducir cambios en la Carta Magna para superar esta crisis. Ambos están convencidos además de que la situación en Cataluña va a peor y rechazan las estrategias de los Gobiernos central y catalán.
Así, los socialistas denuncian que la Generalitat, con Artur Mas a la cabeza, está dirigiendo a los catalanes a un 'callejón sin salida' con su proyecto rupturista, mientras que el Gobierno de Mariano Rajoy empeora la situación al negarse a hacer movimiento alguno.
DIÁLOGO EN EL CONGRESO
Para dar pasos en busca de una solución, el PSOE ha propuesto que el diálogo se trabaje desde el Congreso, porque cree que las Cortes y las formaciones políticas allí representadas "no pueden dar la espalda a este problema y deben afrontarlo con responsabilidad y valentía".
En concreto, los socialistas defienden la creación de una subcomisión en la Cámara Baja como el mejor instrumento para discutir este asunto. En este foro, explican, cada grupo puede presentar su propuesta y discutir las que hagan otros.
Se trata, en cualquier caso, según indican fuentes del PSOE, de propiciar el diálogo y "buscar una solución para mejorar el encaje de Cataluña con el objetivo central de seguir viviendo juntos".
Los socialistas decidirán este lunes definitivamente quién toma la palabra en nombre del PSOE, aunque a estas horas Rubalcaba "es proclive a intervenir". Así lo apuntó hace unas semanas el secretario general en una conversación informal con periodistas, aunque por el momento no está cerrado.
En el Congreso estará también el primer secretario del PSC, Pere Navarro, que acudirá para presenciar el debate de la iniciativa del Parlament que los socialistas catalanes ya rechazaron el pasado mes de noviembre.
En Madrid, Navarro coincidirá con otros muchos diputados del Parlamento catalán, ya que la mitad de parlamentarios prevé asistir a la cita. También irán miembros de la corriente crítica de su partido Avancem, que irán al Congreso con una posición contraria a la suya: el traspaso de la competencia.
Pese a la presencia de estos críticos, el PSC cerrará filas con el PSOE, superadas ya las discrepancias que les llevaron a votar diferente en dos ocasiones en la Cámara Baja en 2013. Las posiciones encontradas consiguieron acomodarse después de que el PSC decidiera que no apoyará ninguna iniciativa sobre la consulta que no sea pactada con el Estado, una decisión que respaldó el 83% de la Ejecutiva.
Así se cerraron las diferencias sobre el derecho a decidir, que el PSOE rechaza porque consdiera que es una manera de llamar a la autodeterminación y que el PSC defiende, aunque ya con las previsiones de que debe ser "legal y pactada". En cualquier caso, todos los socialistas rechazan la independencia de Cataluña.