Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias propone a Echenique para la Secretaría de Organización en un intento de reconectar con las bases

Pretende arrancar una "nueva etapa" en Podemos tras el cese de Pascual, en la que se devuelva a los círculos el protagonismo perdido
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha propuesto este viernes el nombramiento del líder del partido en Aragón, Pablo Echenique, como nuevo secretario de Organización, para sustituir al destituido Sergio Pascual tras su "deficiente gestión" de las diversas crisis territoriales que afectan a la formación morada. Este gesto pretende marcar el inicio de una "nueva etapa" de "mayor democratización" en la que se recupere el protagonismo de las bases.
Así lo ha comunicado el máximo líder de Podemos en la reunión que ha mantenido este viernes en la sede de la calle Princesa con sus líderes autonómicos, en la que también ha participado Echenique como secretario general de Aragón. "La persona de Pablo creo que encarna las características de esta nueva etapa y de un nuevo estilo organizativo de Podemos", ha afirmado Iglesias en la rueda de prensa posterior.
PLANTÓ CARA A IGLESIAS EN VISTALEGRE
El líder de Aragón, que también ostenta la Portavocía de Podemos en las Cortes de esta Comunidad, fue una de las cabezas visibles, junto a la secretaria general andaluza, Teresa Rodríguez, del equipo que compitió con el de Iglesias en la asamblea fundacional de Vistalegre en el debate sobre el modo de organización del partido.
El modelo que proponía el grupo de Echenique, que apostaba por construir un partido más horizontal, no pudo imponerse al que defendía Iglesias, de estilo más jerárquico. No obstante, Echenique y Rodríguez salieron reforzados como líderes de la principal corriente crítica en Podemos, que en posteriores procesos internos criticó el excesivo poder de decisión de la dirección nacional sobre las bases.
No obstante, Echenique se descolgó relativamente de este sector cuando en julio del año pasado ocupó el cargo de presidente del Comité Electoral que se encargó de coordinar el proceso de la confección de las listas para las elecciones generales, en el que Podemos volvió a recurrir al criticado sistema de 'listas plancha'.
El nombramiento de Echenique deberá recibir ahora el visto bueno del Consejo Ciudadano Estatal --el máximo órgano de dirección entre asambleas--, que tendrá lugar el 2 de abril, ya que, según los estatutos del partidos, los miembros del Consejo de Coordinación del que entrará a formar parte deben ser nombrados por el citado órgano, a propuesta del secretario general.
Iglesias ha asegurado este viernes que confía en que salga adelante, ya que, al menos entre los secretarios autonómicos con los que se ha reunido, el "entusiasmo" ha sido "unánime". "Es una persona de un enorme prestigio en nuestra organización y entre los círculos y las bases", ha afirmado el líder de la formación morada.
"ENORME PRESTIGIO ENTRE LAS BASES"
Podemos pretende con este movimiento zanjar la crisis interna abierta en la organización la semana pasada con las dimisiones de diez dirigentes en la Comunidad de Madrid que desembocó en la destitución por parte de Iglesias de Sergio Pascual, quien era la mano derecha del secretario Político y número dos del partido, Íñigo Errejón.
"Hay muchos elementos que mejorar y de alguna manera se abre una nueva época en Podemos. Hemos sido una organización política que se ha construido a toda velocidad en dos años para afrontar muchos retos electorales", ha explicado Iglesias, para añadir que, aunque agradece el trabajo realizado a Pascual y si equipo, era necesario "aportar nuevos elementos" que estuvieran "a la altura del momento histórico que vive nuestro país".
Este cambio, personalizado en la figura de Echenique, pasa, según Iglesias, por "apostar por un mayor protagonismo de los territorios", una "mayor democratización" y por la creación de más dispositivos participativos que hagan que "el protagonismo de la gente en Podemos" siga siendo su "seña de identidad".
De hecho, Iglesias ha encargado a Echenique que en el Consejo Ciudadano del 2 de abril exponga un documento con los "detalles" de cómo entiende que debería ser la "política organizativa de Podemos" para desarrollar un debate interno sobre esta cuestión. "Le he propuesto porque me parece que es el mejor para asumir esta responsabilidad y el que puede generar un debate imprescindible en el Consejo Ciudadano Estatal, y que genere entusiasmo en las bases y en los círculos", ha argumentado.
Según ha explicado, en los dos años de vida del partido han tenido que hacer frente a muchos retos electorales, lo que les ha obligado a ser "muy eficaces". Ahora es momento, según Iglesias, de aprovechar para "hacer las cosas mejor" y "asegurar una mayor participación de los círculos". "Creo que Pablo es la persona más adecuada para llevarlo a cabo", ha defendido.
"NI PABLISTAS NI ERREJONISTAS"
"Se trata de ser más eficaces aún, respetando los círculos y buscando inaugurar un nuevo estilo para una época que quizás ya no tengamos que correr y atarnos los cordones la mismo tiempo", ha asegurado, cintado precisamente a Errejón, con quien ha asegurado que sigue trabajando y hablando "con normalidad", la última vez, este mismo viernes, para preparar la reunión con el líder socialista, Pedro Sánchez. No obstante, Iglesias ha reconocido que la decisión de proponer a Echenique se la ha comunicado al mismo tiempo que al resto de miembros de la dirección nacional.
A este respecto, Iglesias ha asegurado que "en Podemos no tiene que haber pablistas, carolinistas, errejonistas o monteristas". "En Podemos hacen falta compañeros que debatan todo desde la máxima pluralidad, apostando por la lealtad a una organización que no es más que un instrumento para empoderar a la gente", ha defendido, en una rueda de prensa en la que ha comparecido arropado no sólo por Echenique sino por gran parte de los secretarios autonómicos, a excepción de la andaluza --porque tenía que coger un tren-- y el extremeño --por un asunto médico--.
Preguntado sobre si cree necesario abordar esta nueva etapa en nueva nueva asamblea ciudadana al estilo de la de Vistalegre, Iglesias ha asegurado que ahora es momento de centrarse en las negociaciones de gobierno. No obstante, sí ha reconocido que "en el momento en que la situación se estabilice", será bueno que Podemos "abra una discusión sobre cómo mejorar y reforzar" sus principios para seguir siendo "un instrumento para el cambio político".
Por su parte, Echenique ha asegurado asumir el cargo "agradecido" por la confianza que se ha depositado en él y decidido a asumir con "responsabilidad" e "ilusión" la "difícil" tarea que tiene por delante. "Al ser una organización tan joven tenemos la oportunidad de abrir un camino nuevo con aciertos y con errores", ha asegurado, tras relatar que Iglesias le hizo ayer jueves el ofrecimiento a través de una conversación telefónica.
Preguntado sobre si sigue apostando por el mismo modelo de partido con el que se enfrentó a Iglesias en Vistalegre en noviembre de 2014, Echenique ha explicado que, como todos, ha "aprendido" y sus planteamientos respecto a algunos puntos han cambiado, tanto lo que afecta al modelo de Iglesias --del que ahora ver con buenos ojos algunos aspectos que rechazaba--, como del suyo.