Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La moción de censura de Pablo Iglesias está a 100 escaños de la mayoría absoluta que necesita para prosperar

Además del PSOE, que ya ha dicho 'No', necesitaría a los independentistas de ERC, PDeCAT y Bildu
La moción de censura encabezada por Pablo Iglesias que se ha registrado este viernes en el Congreso cuanta con un respaldo inicial de la quinta parte de la Cámara y está aún a más de cien escaños de la mayoría absoluta que se requiere para desbancar a Mariano Rajoy, lo que supone que el grupo confederal no sólo debe sumar al PSOE, sino también a las formaciones independentistas de Esquerra (ERC), el PDeCAT y Bildu.
La legislación establece que la moción de censura es un instrumento que sirve para formalizar la exigencia de responsabilidades políticas al Gobierno y que tiene una serie de normas: para presentarse requiere la firma de al menos una décima parte del Congreso (35 diputados) y el nombre de un candidato a la Presidencia, se permite proponer sobre la marcha otras mociones con otros aspirantes, y al final para triunfar es preciso sumar la mayoría absoluta (176 votos).
Durante la reciente etapa democrática se han presentado dos mociones de censura y ambas han sido rechazadas: En 1980, el PSOE presentó una contra Adolfo Suárez, pero el candidato, Felipe González, no recibió el aval de la Cámara, y en 1987, Alianza Popular, con Antonio Hernández Mancha como aspirante, hizo lo propio contra González, pero tampoco salió adelante
HAY QUE AVISAR A RAJOY
Conforme a la Constitución y al Reglamento del Congreso, los firmantes de la moción deben presentar un escrito motivado a la Mesa del Congreso que, tras comprobar que reúne los requisitos antes señalados, procederá a admitirla a trámite, dando cuenta tanto al presidente del Gobierno como a los portavoces de los distintos grupos parlamentarios.
El grupo confederal de Podemos supera ese mínimo de escaños para poder registrarla --tiene 67 diputados, más los cuatro de sus socios electorales de Compromís que se han quedado en el Mixto--, y ha presentado como candidato a Pablo Iglesias.
Tras admitirse a trámite la moción, se abrirá un plazo de dos días siguientes para dar la oportunidad de presentar candidatos y programas alternativos que, en su caso, se debatirán conjuntamente. No obstante el PSOE, el otro gran grupo que tiene diputados suficientes para promover una moción de censura, ya ha avisado de que no tiene intención de hacerlo ahora, y en ello coinciden los tres aspirantes a la Secretaría General.
NO SE PUEDE VOTAR ANTES DE CINCO DÍAS DESPUÉS DE PRESENTARSE
Para dar tiempo a este proceso, la votación de la moción o mociones de censura no podrá tener lugar antes de cinco días desde la presentación del primer escrito. Y si hubiera más de una moción de censura, se votarán según el orden del presentación, pero en todo caso, sólo saldrá adelante la primera que reúna la mayoría absoluta, lo que exige el apoyo de 176 diputados.
En el caso de la moción de censura de Iglesias, esto implica sumar indefectiblemente al PSOE, que tiene 84 diputados, y a buena parte de las minorías: fundamentalmente Esquerra (9 diputados), la antigua Convergència (8 votos) y Bildu (dos diputados), dado que tanto el PNV como Ciudadanos tienen firmados sendos acuerdos para aprobar los Presupuestos Generales que sería imposible con el cambio de Gobierno. No obstante, los socialistas ya han avanzado su rechazo a la propuesta del líder de la formación morada.
El debate de este tipo de propuesta, según el Reglamento de la Cámara, se inicia con la defensa de la moción de censura, sin límite de tiempo, por parte de uno de los diputados que la firman y, a continuación, también sin límite de tiempo, podrá intervenir el candidato a la Presidencia propuesto en la moción para que exponga el programa político de su hipotético Gobierno.
¿CÓMO ES EL DEBATE?
Tras el correspondiente receso que decida la Presidencia de la Cámara, será el turno de los portavoces de los distintos grupos parlamentarios, que contarán con treinta minutos para intervenir y diez minutos de réplica.
Una vez debatida la moción, se procederá a su votación y, en caso de reunir al menos 176 votos necesarios para ser aprobada, la Presidencia del Congreso deberá comunicarlo inmediatamente al Rey y al presidente del Gobierno, puesto que el candidato a presidente se entenderá que ha recibido la confianza de la Cámara.
En caso de que la moción fuese rechazada, los firmantes de la misma no podrán firmar otra durante el mismo período de sesiones, según establece la Constitución, por lo que, en ese escenario, los diputados de Unidos Podemos y sus confluencias no podría volver a plantear otra moción hasta septiembre.