Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias cree que hay "tiempo de sobra" para negociar un gobierno con Sánchez si el PSOE deja sus "vetos"

Se muestra enormemente "optimista" de convencer a Sánchez de que "mire al lado izquierdo" a pesar de mantener el referéndum catalán
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado este lunes convencido de que hay "tiempo de sobra" para negociar un gobierno de coalición con el PSOE, Izquierda Unida y Compromís antes de la sesión de investidura del líder socialista, Pedro Sánchez, prevista para el 2 de marzo, si bien ha avisado al PSOE de que para ello no puede "condicionar el diálogo" con "vetos", como el relativo a la consulta de Cataluña.
Así lo ha asegurado el líder de Podemos en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso para presentar el documento 'Bases políticas para un gobierno estable y con garantías' que ya le ha remitido tanto al líder del PSOE como al resto de formaciones políticas y en el que detallan, además del diseño y la estructura del ejecutivo de coalición que aspiran conformar, "las correcciones urgentes" que deben hacerse en la estructura del Estado y los ejes programáticos que consideran fundamentales.
Según ha defendido Iglesias, no se puede llegar a un acuerdo de investidura sin alcanzar antes un "acuerdo de gobierno". De este modo, ha vinculado su apoyo a Sánchez en el debate del 2 de marzo a un acuerdo previo entre sus formaciones para conformar un gobierno de coalición, el único que, a su juicio, gozaría de la "estabilidad" necesaria para trabajar y poner en marcha políticas "de progreso y de cambio".
"Si hay voluntad política por parte del PSOE para que hagamos un gobierno de progreso y de cambio, tenemos tiempo de sobra", ha defendido, tras informar de que está a la espera de que el líder socialista acceda a reunirse con él para analizar en profundidad la oferta de Podemos, algo que espera que suceda antes del jueves.
De esta forma, Iglesias está dispuesto a reunirse con Sánchez lo antes posible, sin que para ello sea necesario que el líder socialista deje constancia de que renuncia a seguir explorando un acuerdo con Ciudadanos, algo que hasta la semana pasada era condición irrenunciable para sentarse a negociar con el PSOE.
VUELVE A EXIGIR A SÁNCHEZ QUE ELIJA ENTRE CIUDADANOS Y PODEMOS
Aun así, el líder de Podemos ha vuelto a avisar a Sánchez de que debe "elegir" entre formar un gobierno "de gran coalición" con Ciudadanos o uno de "cambio", y ha defendido que no puede seguir negociando "simultáneamente", al margen de que Iglesias sí haya accedido ahora a reunirse con el candidato socialista. "Nada ha cambiado", ha dicho al ser preguntado al respecto, negando así un cambio de postura.
"Una negociación de gobierno requiere presentar personalmente este documento a Pedro Sánchez para invitarle a que nos pongamos a negociar el gobierno ya. Eso implica una elección, no se puede negociar simultáneamente un gobierno con Ciudadanos y Podemos", ha reafirmado, tras reconocer, no obstante, que sí estarán dispuestos, una vez pacten con el PSOE, a pedir a Ciudadanos un apoyo de investidura "por activa o por pasiva".
El objetivo de su reunión con Sánchez será, por lo tanto, tratar de convencerle de que "mire al lado izquierdo" y apueste por formar un gobierno con Podemos, Izquierda Unida y Compromís. "Soy enormemente optimista", ha asegurado, para añadir que el gobierno que propone "es la única posibilidad viable para satisfacer el deseo de millones de españoles". "Nuestra voluntad es toda, nos vamos a dejar la piel", ha enfatizado.
DIEZ DÍAS AL MARGEN DE LAS NEGOCIACIONES
Aunque Iglesias ha defendido que su formación no ha dejado de "trabajar" para lograr este objetivo, lo cierto es que Podemos ha permanecido durante los últimos diez días al margen de las negociaciones abiertas por Sánchez tras recibir el encargo del Rey Felipe VI de formar gobierno el pasado 2 de febrero, más allá de la reunión que Iglesias mantuvo con el líder socialista el día 5.
De este modo, el partido morado ha decidido intentar volver a llevar la iniciativa presentando un documento con su oferta de gobierno detallada, para entablar una negociación con el PSOE que no se limite a hablar sobre su apoyo en la investidura para un gobierno de Sánchez en solitario, sino que vaya más allá.
No obstante, algunas de las concreciones plasmadas por Podemos en su documento sigue representando un obstáculo para llegar a un acuerdo de gobierno, dado los planteamientos que han puesto sobre la mesa los socialistas, como por ejemplo, la defensa del referéndum en Cataluña que hace la formación morada como mejor solución para hacer frente al desafío soberanista.
"Daría un consejo: Todo aquél que pretenda ser presidente no debe vetar a nadie. Cuando se condiciona a través de vetos un diálogo se comete un error", ha afirmado Iglesias al ser preguntado sobre la condición establecida por el Comité Federal para sentarse a negociar con cualquier partido el requisito indispensable de abandonar la defensa de cualquier consulta en Cataluña.
A este respecto, Iglesias ha asegurado que están dispuestos a escuchar "cualquier propuesta" y a dialogar con el PSOE esta cuestión, pero se ha mantenido firme en su defensa del referéndum en Cataluña como mejor vía para solucionar el problema territorial. "Nuestra propuesta sigue encima de la mesa pensamos que es la mejor. Espero que quien ha tratado de imponer vetos a Pedro Sánchez, que espero que sea mi presidente, levante esos vetos", ha apostillado.
SE OFRECE A NEGOCIAR EL APOYO DE LOS INDEPENDENTISTAS
Asimismo, se ha ofrecido a negociar con los independentistas catalanes, "si el PSOE no quiere hacerlo", para conseguir su apoyo por activa o por pasiva en la investidura de Sánchez. "Yo asumo la responsabilidad de dialogar con estas formaciones políticas. Una abstención sería positiva y razonable", ha apuntado.
En su comparecencia, Iglesias también ha esbozado la estructura de gobierno que propondrá crear a Sánchez, y que consta de quince Ministerios. No obstante, se ha negado a concretar cuál debería ser el reparto de las carteras entre los hipotéticos socios de gobierno. "Entendemos que no toca hablar de sillones", ha afirmado.