Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias recurre a la "dulzura" para pedir a Sánchez un gobierno de coalición

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha dejado el tono bronco y duro que caracterizó su primera intervención en el debate de investidura para pedirle en su tono más dulce, pero rozando el sarcasmo, al candidato socialista, Pedro Sánchez, que acepte presidir un gobierno de coalición de PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Compromís.

"Señor Sánchez, a veces las discusiones más agrias preceden a los momentos más dulces. Ojalá después de esta noche, el acuerdo al que lleguemos pueda llamarse 'el acuerdo del beso'", ha concluido su intervención en el Hemiciclo, haciendo referencia al beso que protagonizó el pasado miércoles con el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech.
El candidato de la formación morada, que ha escogido para esta jornada una camisa granate, ha comenzado su intervención haciendo precisamente referencia a dicha anécdota y, en tono de humor, ha bromeado sobre los "aprietos" en los que puso a uno de los ministros en funciones que observó el gesto en primera fila, el de Economía Luis de Guindos.
"Esa imagen quedará para el recuerdo y también la mirada inquieta del señor de Guindos porque parecía que nunca ha roto un plato. Para ejercer de ministro de Economía hay que romper platos y algunas cosas más", ha asegurado, provocando las carcajadas del ministro en funciones.
Antes de comenzar a hablar "en serio", Iglesias también ha dedicado parte de los escasos cinco de minutos de intervención con los que contaba para referirse a la atracción manifestada en un programa de televisión por la diputada del PP Andrea Levy hacia el parlamentario de Podemos Miguel Vila. "No está entre mis funciones de presidente del grupo controlar la virtud de mis diputados así que si que si quieren conocerse pongo a disposición mi despacho", ha bromeado.
La broma le ha servido para lanzarle un mensaje directo al candidato socialista: "Fluye el amor y la pasión en la política española. Pedro, sólo quedamos tú y yo", ha afirmado, despertando las risas de muchos diputados, pero no la de Sánchez, que ha acogido la sugerencia con un serio gesto.
Tras su humorística intervención, que contrasta que el duro tono empleado el pasado miércoles, Iglesias ha exigido a Sánchez que tras su previsible "fracaso" este viernes, por buscar la investidura con un pacto con Ciudadanos que no suma, se replantee la necesidad de explorar la formación de un gobierno progresista de coalición con Podemos, Izquierda Unida y Compromís, una opción que recabaría, a su juicio, el apoyo de las formaciones vascas y catalanas --"que no son monstruos"--.
"LE VUELVO A TENDER LA MANO"
"Le vuelvo a tender la mano. Sabe lo que vamos a votar, pero a partir de esta noche podemos volver a ponernos a trabajar para hacer un gobierno a la valenciana", ha defendido, aludiendo a la coalición entre PSOE y Compromís que gobierna en la Comunidad Valenciana.
En una intervención en la que en algún momento ha tuteado al líder socialista, Iglesias ha asegurado que acepta la condición de Sánchez de que el PSOE esté en el gobierno, pero le ha pedido al mismo tiempo que acepte él que también estén en ese Ejecutivo Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromís.
"Estemos dispuestos a ceder. Sé que no forma parte de sus mejores sueños gobernar conmigo. Pero tampoco de los de Izquierda Unida, Compromís ni de los nuestros gobernar con ustedes. Pero cedamos todos y a partir de esta noche pongámonos a trabajar", ha reiterado.
"Atrévase a ser el presidente de un gobierno de coalición con un programa progresista de verdad", ha reafirmado, tras avisar que esta opción es la que realmente preocupa a las "oligarquías", al PP y al presidente en funciones, Mariano Rajoy , a quien el líder de Podemos ha visto "socarrón" y "disfrutando" en su intervención de este viernes.
Y aunque ha reconocido que formar ese gobierno de coalición "no es fácil" y es un camino" lleno de dificultades", ha insistido en que la mano de Podemos "sigue tendida". "Pero igual que aceptamos la condición de que sea presidente, acepte que un gobierno de coalición a la valenciana y tiene que asumir que las decisiones las vamos a tomar conjuntamente", ha apostillado.
Tras finalizar su intervención pidiendo dejar atrás las "discusiones agrias" que protagonizaron el debate del pasado miércoles, Iglesias ha regresado a su escaño, acompañado por el aplauso en pie de sus diputados. Además, ha aprovechado su camino de vuelta al escaño para lanzar un beso al aire.