Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pascual responde a las críticas sobre su gestión con una propuesta para construir un Podemos "federal"

Defiende que Podemos debe aspirar a ser "más plurinacional y respetuoso de su propio orden interno y menos centralista y plebiscitario"
El exsecretario de Organización de Podemos, ha roto el silencio que inició tras ser destituido de su cargo por el secretario general, Pablo Iglesias, poniendo sobre la mesa su propia propuesta para mejorar el funcionamiento del partido, después de que el líder de la formación morada justificara su cese responsabilizándole de los problemas organizativos del partido y acusándole de desarrollar una "deficiente gestión" de las diferentes crisis que afronta el partido a nivel territorial.
"Desconozco si este es, o no, el mejor momento para abrir el debate organizativo -dicen que doctores tiene la Iglesia- pero, en cualquier caso, una vez servido, no quisiera dejar de volcar aquí mi perspectiva", asegura en un artículo publicado en el Eldiario.es, recogido por Europa Press, en el que desarrolla los planes que estaba llevando a cabo desde la Secretaria de Organización hasta que fue retirado de su puesto.
Según defiende Pascual en su escrito, Podemos debe afrontar necesariamente el reto con "profundas" implicaciones de federalizar la organización. "Nuestra organización será federal o tendrá serias dificultades para seguir asentándose y consolidándose. Es difícil sostener públicamente el anhelo de reconocimiento de una España plurinacional si esto no se refleja en nuestras estructuras organizativas", asegura.
En este sentido, informa de que la Secretaría de Organización de la que estaba al mando, y que ahora asumirá presumiblemente el líder del partido en Aragón, Pablo Echenique, "tenía puestas en marcha distintas comisiones de trabajo preparatorio con todos los Secretarios de Organización Autonómicos".
Una de estas comisiones tenía como objetivo analizar "una posible reforma del censo" de inscritos de la formación, para ajustarlo a la "realidad territorial y de participación" de Podemos. "Estoy seguro que quien recoja el testigo sabrá sacar réditos de lo avanzado", asegura.
En este "proceso de enraizamiento" --tal y como lo califica Pascual--, los recursos son "clave". Para ello, propone que, "una vez estabilizada la solvencia presupuestaria de la estructura estatal", se dé por concluida "la ahora innecesaria contribución de las federaciones del partido, para maximizar su potencial político en el territorio, y para que puedan destinar una parte del mismo a la sostenibilidad de la estructura local de Consejos municipales y círculos".
De hecho, otra de las propuestas de Pascual --que define su perspectiva como la de "uno más entre centenares de compañeros y compañeras"-- pasa por destinar presupuesto para el desarrollo de las iniciativas locales, para los Consejos municipales y los círculos, con el objetivo de "mantener un foco importante en lo local, en quienes están más cerca de la gente y sus demandas".
"Creo sinceramente que los círculos y Consejos Ciudadanos Municipales están llamados a ser los protagonistas de este ciclo para nuestra organización", asegura Pascual, tras defender que la "herramienta política" de Podemos debe aspirar a ser "más plurinacional y respetuosa de su propio orden interno y menos centralista y plebiscitario".
DEFIENDE EL TRABAJO REALIZADO EN LA ORGANIZACIÓN TERRITORIAL
En este sentido, defiende que gracias al trabajo de los miembros de Podemos en los territorios la organización cuenta hoy con "más de mil círculos consolidados, setecientos consejos ciudadanos municipales, decenas de concejales del cambio en Candidaturas de Unidad Popular, veintitrés mil apoderados y apoderadas, cuatro mil asambleas de elaboración programática, una arquitectura administrativa con decenas de procedimientos reglados y un modelo de alianzas complejo".
Tras reivindicar el fruto de su gestión al frente de la Secretaría de Organización, Pascual reconoce no obstante que Podemos ha tenido que afrontar "enormes dificultades en su crecimiento para conciliar su genética fundacional, preñada de convicciones profundamente democráticas, abierta al diálogo y convencida de la necesidad de hacer prevalecer el imperio de nuestras reglas constituyentes, con la acelerada dinámica política del año 2015".
Pascual también reafirma en su artículo que a pesar de dejar su puesto en la Ejecutiva, sigue "comprometido" con Podemos desde su condición de diputado y presidente de la Comisión de Fomento en el Congreso, "en la labor de control al Ejecutivo pasando por todo el trabajo que queda por hacer en el Espacio Andaluz en el Congreso y las tareas de coordinación interparlamentarias". "Uno nunca sabe cuándo se terminará el tiempo de una responsabilidad, solo sabe cuándo empieza un camino, con qué creencias y con qué gentes lo afronta. Hoy es día de mirar hacia adelante y seguir comprometido con el proyecto del cambio", asegura.
"Son éstas tan sólo algunas ideas propias y otras recogidas aquí y allá en estos años al frente de la Secretaría de Organización, uno de los lugares más complicados pero más hermosos para quienes tenemos por credo político la certeza de que sólo merecen la pena las ideas que están dispuestas a abrirse paso a través de la construcción real, contradictoria, no exenta de aciertos y errores y siempre insuficiente, de herramientas efectivas de empoderamiento ciudadano. Como ya he venido diciendo, nos queda mucho por hacer", concluye su escrito.