Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patxi López advierte a críticos del PSC que "hay cuestiones" del proyecto del PSOE en las que "no caben indisciplinas"

Critica el "no permanente" a Cataluña y pide un plan, "no para contentar a los independentistas, sino a la sociedad catalana"
El secretario general del PSE, Patxi López, ha advertido a los 'críticos' del PSC de que "hay cuestiones" del proyecto del PSOE en las que "no caben indisciplinas", ni "objeciones de conciencia o insumisiones". Además, se ha mostrado crítico con la postura que el Gobierno Rajoy mantiene respecto a Cataluña y ha reclamado un plan, "no para contentar a los nacionalistas independentistas, sino a la sociedad catalana".
En una entrevista a TVE, recogida por Europa Press, ha afirmado que en Cataluña "no se puede estar en el no permanente, como hace el Gobierno del PP", sino que es preciso un plan "para la sociedad catalana, para sentarse a hablar". Para López, es preciso ver "cuáles son sus problemas" o "qué agravios sienten" para cómo "entre todos" se pueden solucionarlos "para seguir conviviendo y viviendo juntos".
"Y si el problema está en su financiación, su singularidad, en sus competencias, hablemos tranquilamente para ver cómo damos respuestas a eso, y no llevar a la sociedad a callejones sin salida", ha dicho.
En opinión del dirigente socialista, no se debería tener un plan "para contentar a los nacionalistas independentistas" sino "para la sociedad catalana". "Para decir a la sociedad catalana que hay un modelo en el que queremos vivir juntos y compartir juntos destino", ha explicado.
A juicio de López, "hay un modelo", el federal, en el que se pueden "resolver" y "corregir" los problemas existentes en Cataluña. "Pero, lo fundamental es empezar a hablar, y no es negar el diálogo, como hemos visto", ha aconsejado.
En su opinión, en la actualidad y respecto a la cuestión catalana, "parece que hay dos gobiernos que se dan la espalda, que buscan más el enfrentamiento y el choque de trenes".
El máximo dirigente del PSE se ha mostrado convencido de que los socialistas "aportan ese espacio para el diálogo y para el entendimiento" y que en Cataluña ya "se está abriendo ese espacio que algunos llamaron la tercera vía".
El modelo federalista que propone su formación recogería, según sus palabras, "la singularidad de Cataluña, de Euskadi o la Andaluza" sin privilegios, porque recogería los "principios básicos de libertad, el de igualdad y el de solidaridad". "Pero la igualdad no quiere decir que tenga que no puede haber singularidades", ha dicho.
CRÍTICOS DEL PSC
Éste es, a su juicio, el proyecto del PSC, "acordado con el conjunto del PSOE" en el 'documento de Granada', aunque "parece que hay gente" en la formación catalana "que parece que no está de acuerdo con esto". "Pues para mí hay cosas que forman parte del núcleo de un proyecto del partido sobre las que no puede haber ni objeciones de conciencia ni insumisiones a la hora de defenderlo", ha manifestado.
De esta forma, ha aludido a sus tres compañeros del partido en Cataluña, quienes votaron en el Parlament en favor del traspaso de la competencia para celebrar una consulta, por lo que fueron suspendidos de los cargos de representación en el grupo socialista.
Según Patxi López, él habría actuado de igual manera que los dirigentes del PSC. Además, ha insistido en que "hay cuestiones que son tan fundamentales" para el proyecto político socialista que "no caben indisciplinas en ese sentido".
Ha recordado, asimismo, que el "recorrido" que ahora se ha emprendido en Cataluña tuvo también "su recorrido legal" y el Congreso de los Diputados rechazó la iniciativa. "Se volvió al País Vasco y no pasó absolutamente. Ibarretxe convocó unas elecciones y perdió el Gobierno", ha dicho.
Por ello, ha considerado que si en Cataluña los socialistas son "capaces" de defender un proyecto que una e integre a todas las sensibilidades, "quizás no en un plazo muy corto, pero avalar a quien está llevando a la sociedad a un callejón sin salida, no debiera tener mucho futuro".