Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patxi López acusa a los independentistas de "antidemocráticos" y pide un pacto en el que todos estén "cómodos"

El secretario de Política Federal del PSOE, Patxi López, ha señalado que los independentistas catalanes están "rompiendo con la democracia" en su empeño por celebrar el referéndum del 1 de octubre y apuesta por solucionar el "problema" mediante un nuevo "pacto de convivencia" en el que "todos" se sientan "cómodos".
"Por mucho que lo repitan, por muy grande que pongan la palabra democracia en las pancartas, lo que hacen los independentistas es antidemocrático", ha señalado López, quien ha hecho un nuevo llamamiento al diálogo para buscar fórmulas recogidas en la Constitución tras una reforma que permita a España mantenerse unida.
Según ha dicho, los independentistas "están rompiendo con la democracia" cuando dicen que "la legalidad no importa" y convocan un referéndum "sin ninguna garantía", o cuando al que no le da la razón lo considera un "disidente" y lo "expulsan de la manada", o cuando ponen a un funcionario "a su servicio particular" y si no lo hace le "amenaza".
Así, y sobre si el PSOE debe estar al lado del Gobierno en esta cuestión, ha remarcado que el partido "va a defender la democracia" con "todas" sus fuerzas, y siempre desde la legalidad. No obstante, ha señalado que con esto "no basta", sino que es necesario también la política para "buscar espacios de diálogo, para el encuentro entre los que piensan diferente". Esto se hace necesario, ha dicho, porque "después del 1 de octubre el problema seguirá existiendo".
"Trocear España no es libertad, es encerrar a los ciudadanos en nuevos muros, y eso es lo contrario a la solidaridad y libertad" que, según ha dicho, defienden los socialistas. "España no es un mapa y menos es un gobierno, es sobre todo un pacto entre ciudadanos que piensan de manera diferente pero han decidido vivir juntos con iguales derechos y libertades, han definido las reglas del juego de la democracia", ha añadido.
Por ello, ha reclamado "un nuevo pacto de convivencia" en el que "todos" puedan estar "cómodos", y en el que "no se expulsa a nadie", a través de una reforma de la constitución que luego votarán "todos los españoles y todos los catalanes".
PROCESO INTERNO LARGO Y DOLOROSO
Patxi López ha hecho estas declaraciones en su intervención en la clausura del XII Congreso Regional del PSOE de Extremadura, donde se ha aprobado la nueva Ejecutiva regional que lidera Guillermo Fernández Vara tras su victoria en las primarias de hace dos semanas.
Al respecto, y tras felicitar a Fernández Vara, ha dicho que los congresos socialistas son espacios donde se discute, se debate y también donde se decide.
En este sentido, ha dicho que "ya es hora" de ir acabando el proceso interno, que ha calificado de "largo y a veces demasiado doloroso". "Toca salir a la calle y contar cosas", ha espetado, para posteriormente proclamar que ahora "¡todos somos Pedro Sánchez y todos somos Guillermo Fernández Vara, porque todos somos el PSOE, y ya está!", ha exclamado.
Según ha dicho, los socialistas son ahora "más necesarios que nunca" porque "hay más gente que nunca" que necesita al PSOE, en tanto que la salida de la crisis está derivando en "un mundo peor". "No es la salida de la crisis que queríamos", en tanto que crece la economía, pero al mismo tiempo lo hace la desigualdad; crece el PIB pero no los salarios; o que la riqueza se queda "en unas pocas manos".
Así, y frente a un "PP corrupto y arrogante" que "impone los dogmas neoliberales", el PSOE está llamado a "liderar el nuevo cambio en el país". "Tenemos ideas claras, proyecto y vocación de gobierno", ha espetado.
NUEVO PACTO SOCIAL
En su alocución, ha abogado por un "nuevo pacto social", basado en el "progreso colectivo y en la solidaridad", que según ha señalado es "una palabra vieja" pero que contiene un "enorme valor ético" y que "hoy tiene significados nuevos".
Entre ellos, ha citado la derogación de la reforma laboral, la puesta en marcha de una reforma fiscal "justa y progresiva", que "el capital pague lo que le corresponda"; así como "tener un estado fuerte, capaz de sostener el estado bienestar y los servicios públicos, que son garantía de igualdad".
Éste, ha dicho, es el "pacto social" que deben liderar los socialistas "desde la solidaridad y la libertad".