Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad con medidas cautelares una de las islamistas detenidas en Melilla

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dejado en libertad con medidas cautelares a una de las presuntas islamistas detenidas en Melilla, que continúa imputada por su relación con el grupo terrorista Estado Islámico, en el que se habría querido integrar para combatir en Oriente Medio, informaron fuentes jurídicas. El Juzgado Central de Menores de la Audiencia Nacional ha decretado el ingreso en un centro de menores de la otra detenida, de 14 años, después de que defendiera en su comparecencia la 'Yihad' o guerra santa ante el juez y reconociera que en un plazo de "dos o tres días" iba a viajar a Irak para integrarse en el grupo terrorista Estado Islámico, informaron fuentes jurídicas.

La joven, Fauzia Allal Mohamed, de 19 años, ha quedado en libertad provisional sin fianza a petición de la Fiscalía aunque tendrá que realizar comparecencias semanales en el juzgado más próximo a su domicilio y entregar el pasaporte, y no podrá abandonar el territorio nacional.
El magistrado, que ha decretado el secreto de las actuaciones, también ha impuesto a la mujer la obligación de ofrecer un número de teléfono y una dirección en la que ser permanentemente localizada y comunicar cualquier cambio de domicilio.
La joven fue detenida junto a una chica de 14 años que ha ingresado en un centro de menores. La menor, que ratificó en el Juzgado Central de Menores la declaración que hizo ante la Fiscalía de Melilla, ha asegurado que fue reclutada hace cuatro meses a través de Facebook y Whatasapp y que, tras contactar con un 'mahram' (un hombre al que no se permite casarse, según el islam), iba a emprender el viaje desde Nador (Marruecos) en compañía de otras tres chicas a las que ha identificado por su nombre.
Las dos jóvenes, de nacionalidad española, fueron detenidas por agentes de la Comisaría de Información de la Policía Nacional cuando pretendían cruzar la frontera y adentrarse en Marruecos para contactar con la célula que las había reclutado. La operación tuvo lugar a primera hora de la tarde del pasado 2 de agosto en coordinación con las Brigadas de Información de las Jefaturas Superiores de Ceuta y Melilla en el paso fronterizo melillense de Beni Enzar.
Se trata de la primera vez que las fuerzas de seguridad detienen a mujeres que han sido captadas para la Yihad y que se encontraban en la fase de traslado a las zonas de conflicto. Una de ellas es Fauzia Allal Mohamed, nacida el 8 de marzo de 1995 en Melilla. Estos arrestos se producen tras el llamamiento a la Yihad que realizó el pasado 1 de agosto en la ciudad iraquí de Mosul, el autoproclamado califa del Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi.
LA LLAMADA DE AL BAGHDADI
Uno de los objetivos principales de Al Baghdadi es captar el mayor número posible de combatientes extranjeros, y para ello utiliza varias estrategias como son el establecimiento de una red de captadores, con una dinámica de actuación rápida, controladora y fanática.
Su grupo trabaja en la instauración de unas elaboradas y eficaces redes de dimensiones internacionales, que solventarían todas las dificultades relacionadas con los trámites de los combatientes en su viaje a las zonas de conflicto, facilitándoles todo tipo de infraestructuras; así como el establecimiento de una potente y agresiva campaña de comunicación en los foros y páginas yihadistas de Internet.
El proceso de radicalización, captación y posterior envío como combatientes de las dos mujeres detenidas estaban perfectamente planificados y organizados por una red que opera en toda la zona del Magreb y que tiene como fin principal seguir obteniendo el mayor número de incondicionales combatientes.
La estrategia de reclutamiento de las redes instauradas por la organización terrorista Estado Islámico están libres de cualquier tipo de consideraciones, siendo indiferente el sexo, la edad o la situación personal del futuro combatiente.