Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega la hora de la verdad para Sánchez

En el Congreso de los diputados ya está todo listo para que comience el debate de investidura. Pedro Sánchez ha estado toda la mañana en su despacho preparando el discurso, del que ha tuiteado una imagen de las primeras líneas. En la tribuna de oradores apelará a los distintos partidos para desbloquear la situación política y lanzará un ultimátum a Podemos para permitir un Gobierno de cambio. Petición que caerá en saco roto.

Sánchez subirá a la tribuna a las cuatro y media de la tarde y no tendrá límite de tiempo para exponer su programa. Se convertirá así en el primer aspirante a La Moncloa de un partido que no ganó las generales y en el segundo que podrá acaparar toda la primera jornada de la sesión de investidura, puesto que no tendrá que debatir con los grupos hasta el día siguiente.
El primero que pudo hacerlo, por dos veces, fue su compañero de partido Felipe González quien, tanto en 1982 como en 1986, fue el protagonista absoluto del primer día de aquellos Plenos de investidura.
Eso sí, mientras González afrontó esas sesiones con mayoría absoluta y, por tanto, la seguridad de que sería elegido en primera votación, Sánchez está en la situación contraria porque se da por descontando que no logrará ni en la primera ni en la segunda vuelta, programada para el viernes por la noche.
El líder del PSOE ultima los detalles de su discurso en su despacho del Congreso, donde ha pasado toda la mañana y desde donde ha tuiteado una imagen de las primeras líneas de su discurso. El candidato apelará a los distintos partidos para desbloquear la situación política y lanzará un ultimátum a Podemos para permitir un Gobierno de cambio. 
PODEMOS Y PP DICEN 'NO'
Petición que caerá en saco roto. Pablo Iglesias ha afirmado en los pasillos del Congreso que "seguimos teniendo la mano tendida para hacer un Gobierno de coalición, de cambio y progresista pero las jugadas efectistas de último minuto serían una falta de respeto hacia los ciudadanos".
El PP también ha dicho por activa y por pasiva que dirá que 'no'. Soraya Sáenz de Santamaría afirma que "no es un debate de investidura, es un debate de impostura". La vicepresidenta ha adelantado que “el presidente va a exponer sus razones para no dar esa confianza, que por otro lado el señor Pedro Sánchez no ha pedido”.
28 DÍAS DESPUÉS, 131 'SÍES'
Si se cumple el guión, el líder socialista se convertirá en el primer candidato a la investidura que fracasa en este trámite por no ser capaz de reunir más votos a favor que en contra en la segunda votación.
Y es que el líder del PSOE, que recibió el encargo del Rey de ser el candidato el pasado 2 de febrero, se dirigirá al hemiciclo 28 días después con el único apoyo de los 40 diputados de Ciudadanos que, sumados a los 89 del Grupo Socialista, el del diputado de Nueva Canarias y el de la diputada de Coalición Canaria, hacen un total de 131 'síes'.
La víspera del inicio de debate, día en que ha cumplido 44 años, Sánchez ha hecho una nueva oferta a la izquierda enviando cinco documentos a Podemos, sus confluencias catalana, En Comú, y gallega, En Marea, a Izquierda Unida-Unidad Popular y a Compromís. Pero todas estas formaciones han descalificado los textos y han insistido en que Sánchez tiene que elegir entre Ciudadanos o ellos porque ambas cosas son incompatibles.