Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez replica a Rajoy que el Senado "no es un confesionario" y le reta a hablar de la corrupción en el Congreso

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha replicado este martes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el Senado "no es un confesionario" ni un lugar para pedir disculpas sobre los casos de corrupción que salpican al PP y le ha exigido que dé la cara en el Congreso, explique a los ciudadanos un asunto que está generando "mucha incertidumbre e indignación" y asuma las correspondientes responsabilidades.
En los pasillos del Congreso, Sánchez ha cuestionado que Rajoy haya pedido disculpas en el Pleno de la Cámara Alta por los nombramientos que ha hecho en los últimos tiempos y se ha preguntado si también lo hacía por la ministra de Sanidad, Ana Mato, señalada por el 'caso Gürtel'; por Ángel Acebes, al que designó como secretario general del PP; o por elegir a María Dolores de Cospedal como su 'número dos' cuando se ha visto acusada por Bárcenas.
"Son muchos nombres que dependen de una única persona, que es Rajoy", ha constatado el líder socialista, quien ha insistido en la necesidad de que el PP acepte celebrar la próxima semana un Pleno monográfico en el que comparezca Rajoy para dar las explicaciones pertinentes sobre los casos de corrupción que afectan "de lleno" al PP y para dar cuenta de las medidas que tiene previsto poner en marcha su Gobierno para atajar esta lacra.
EL PSOE NEGOCIARÁ CON TODOS
Sánchez no se ha pronunciado sobre si el PSOE se plantea presentar una moción de censura contra Rajoy en caso de que finalmente decidiera no comparecer, pero sí ha reiterado que su partido no va a cerrar ningún pacto anticorrupción con el PP y que en lo que se va a centrar es en negociar con los grupos parlamentarias su catálogo de medidas anticorrupción que presentará próximamente en forma de proposición de ley.
Según ha dicho, hay "muchos" militantes y cuadros en el PP que son "honestos" y "decentes", algo que, a su juicio, no ocurre con los dirigentes nacionales, a los que ha acusado de estar "manchados" por casos de corrupción y a los que tanto el PSOE como el resto de ciudadanos no se cansarán de pedir explicaciones.