Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pentágono "pierde" 8.700 millones de dólares para la reconstrucción de Irak

De la cantidad "desaparecida", el Pentágono desconoce por completo qué ha ocurrido con 2.600 millones de dólares. En la imagen, la vista del puente Mohamed Al Qassim, en proceso de reconstrucción. EFE/Archivotelecinco.es
El Departamento de Defensa no puede justificar cómo ha empleado 8.700 millones de dólares, el 95 por ciento de un fondo de reconstrucción para Irak, según ha puesto de manifiesto una auditoría hoy.
La cantidad desaparecida, según el informe del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Irak, es dinero iraquí procedente de las ventas de petróleo entre 2004 y 2007 y que gestiona el Pentágono.
Ese fondo, que tiene su sede en Nueva York, se creó en 2003 a instrucciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Tras la invasión, Irak permitió a EE.UU. que lo administrara para sufragar proyectos humanitarios y de reconstrucción, aunque retiró esa autorización en 2007.
El informe indica que el Departamento de Defensa no puede "responder de sus obligaciones, gastos y balances restantes relacionados" con 8.700 millones de dólares de ese fondo. Esa cifra equivale al 95 por ciento del total.
De la cantidad "desaparecida", el Pentágono desconoce por completo qué ha ocurrido con 2.600 millones de dólares.
El resto del dinero es de difícil localización debido a una mala contabilidad, la falta de control de los gastos y la falta de establecimiento de cuentas bancarias especiales, como ordena el Departamento del Tesoro para estos casos, indica el informe, que menciona "falta de instrucciones" contables y "fallos en el control financiero y de gestión".
Eso, indica la oficina del Inspector General, "ha dejado esos fondos vulnerables a usos indebidos".
En una respuesta incluida en el documento, el Departamento de Estado se muestra de acuerdo con las recomendaciones del Inspector General de establecer normas más estrictas para la supervisión de estos fondos.