Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Pérez Garijo (EU) no dejará sus competencias en la Diputación de Valencia

La diputada de Esquerra Unida (EU) en la Diputación de Valencia Rosa Pérez Garijo ha asegurado que no dejará sus competencias en la corporación provincial tras haber sido citada a declarar por la UCO de la Guardia Civil en calidad de investigada en el marco del llamado caso Imelsa.
Así lo ha manifestado la diputada, responsable de las áreas de Teatres e Inclusión, en una rueda de prensa que ha ofrecido junto al presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez; la vicepresidenta, Maria Josep Amigó; y el diputado de Compromís Emili Altur, este último citado también a declarar por la Guardia Civil y que sí se ha mostrado partidario de poner sus responsabilidades a disposición del partido.
Pérez Garijo ha expresado su "indignación, rabia e impotencia" por la citación a declarar después de haber estado "cuatro años luchando" contra la trama de corrupción y denunciándolo jurídicamente.
"DAVID CONTRA GOLIAT"
Ha aseverado que ha sido "una lucha de David contra Goliat" y ha considerado "extraño" que diputados con tareas de gobierno --en alusión a diputados del PP que en la anterior legislatura ostentaban competencias-- aún no han sido llamados a declarar.
Por ello, se ha mostrado "sorprendida" por que hayan citado a representantes de la oposición en el anterior mandato cuando "no tenían poder de ejecución".
En este sentido, ha incidido en que ella era miembro del consejo de administración de Imelsa pero ha insistido en que carecía de capacidad de gestión, Y ha añadido: "Era una miembro del consejo beligerante", hasta el punto de "haberse negado varios años a firmar las cuentas anuales" de esta empresa públicas.
"Mi actuación política ha sido impoluta, no solo a nivel legal, sino a nivel ético", ha remarcado.