Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden mañana que la alcaldesa Carmena declare en un juzgado de Madrid por el callejero franquista

Ratifican la demanda que un juzgado de lo Contencioso admitió a trámite en diciembre sobre el cambio de nombre de 186 calles
El abogado Eduardo Ranz ratificará mañana, miércoles, la demanda que fue admitida a trámite el pasado diciembre por el juzgado de lo Contencioso-Admnistrativo número 16 de Madrid y solicitará que la alcaldesa Manuela Carmena testifique respecto a su petición de retirar simbología franquista y cambiar el nombre de 186 calles de la capital.
El escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, insta al consistorio madrileño a remitir de forma "completa" el expediente administrativo que ha incoado en virtud del derecho de petición ejercido por el letrado, al advertir de que no ha aportado hasta el momento los informes previos y la documentación que justifiquen sus "escuetas" respuestas.
Además, solicita al juzgado que acuerde una serie de testificales sobre estos hechos, entre las que se encuentra la de Carmena; la de la delegada del Área de Gobierno de Cultura y Deportes, Celia Meyer; o la del secretario general Técnico del Ayuntamiento José E. Martín Arahuetes, que afirmó en una contestación que se requería un "procedimiento adecuado para su materialización que, a fecha actual, no ha sido determinado".
EL AYUNTAMIENTO HA INCUMPLIDO LOS PLAZOS
Sin embargo, el abogado destaca que formaliza su solicitud conforme a lo establecido en la Ley del Derecho de Petición, que es la "norma que debe ser de aplicación", y denuncia que los plazos de respuesta previstos en esta normativa "no se han cumplido", con lo que "el secretario general técnico está concluyendo el expediente dando una calificación política y no administrativa".
"En el presente caso, se ha producido una actuación administrativa que ha sido claramente contraria al criterio de la 'lex artis'", prosigue el abogado, para advertir de que el Ayuntamiento madrileño "no ha procedido a dar cumplimiento ni a la Ley de Memoria Histórica" ni a la doctrina del Tribunal Supremo al respecto.
El artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica obliga a las Administraciones a adoptar las medidas oportunas para retirar los escudos, placas y otras menciones que exalten la Guerra Civil y el franquismo.
En su demanda, el abogado solicita que se obligue al Ayuntamiento a elaborar un catálogo de vestigios relativos a la contienda y la dictadura y a retirar inmediatamente este tipo de referencias, así como a redefinir 186 calles, siete espacios públicos y seis centros públicos, como colegios, parques o centros deportivos, así como una plaza de homenaje a la resistencia en el acceso al parque del cuartel de la Montaña.
La demanda, que incluye más espacios de los previstos por el consistorio, alude al parque Carlos Arias Navarro en el distrito de Latina o el jardín del arquitecto Herrero Palacios, en el parque de El Retiro.
Cita el colegio José Calvo Sotelo (Avenida Ciudad de Barcelona) o vías como Alberto Alcocer (que fue alcalde de Madrid durante el Franquismo), la Plaza Arriba España o la calle Caídos de la División Azul.