Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden 22 meses de cárcel a un capitán de la Guardia Civil acusado de acoso y amenazas a su expareja

La Fiscalía Provincial va a solicitar penas que suman 22 meses de prisión para un mando de la Guardia Civil de Almería acusado de someter a su expareja a acoso y continuas amenazas después de que ella decidiese romper la relación.
El Ministerio Público imputa al agente, quien ha sido ascendido recientemente a capitán, la presunta comisión de un delito de violencia física y psíquica habitual en el ámbito familiar, y otro de amenazas continuadas en el ámbito de la violencia contra la mujer.
Según recoge el escrito de calificación, al que ha tuvo acceso Europa Press, el acusado "no aceptó" la ruptura de la relación, por lo que, desde octubre de 2012, habría adoptado "actitud agresiva y de continua intimidación" hacía su excompañera, a quien "atemorizaba y controlaba con numerosas llamadas de teléfono y mensajes de texto".
Resalta el fiscal que mantuvo este comportamiento "durante tiempo" pese a "la firme oposición de la víctima y de su entorno familiar", lo que, además de "alterar el quehacer diario de ella", le provocó "una grave depresión, ansiedad alta y afectación de la autoestima".
El escrito detalla algunos de los episodios presuntamente delictivos y hace alusión a un mensaje que le envió el 15 de octubre de 2012 en el que le decía: "Procura esconderte bien con tu novio y pídele a Dios que no os coja juntos".
También hace referencia a que, en enero de 2013, se habría personado supuestamente en el domicilio que la víctima compartía con su madre en la capital y habría iniciado una "fuerte discusión" al pedirle ambas que les dejara "en paz".
Así, durante la discusión que se entabló, el fiscal indica que el acusado le espetó a la víctima: "Esto no se va a quedar así, no te voy a dejar tranquila, estás con todo el mundo, eres una puta", al tiempo que hacía ademán de irse "dándole palmaditas en el rostro y diciéndole 'hasta luego, cariño'".
El Ministerio Público interesa por el presunto delito de violencia física y psíquica habitual en el ámbito familiar una pena de un año de cárcel mientras que por el delito continuado de amenazas en el ámbito de la violencia contra la mujer interesa diez meses de prisión.
Solicita, asimismo, que el acusado, a la espera de nuevo destino, indemnice a la víctima con 3.000 euros por el daño moral causado. La vista oral está señalada para el día 7 de mayo en el Juzgado de lo Penal número 3 de Almería.