Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden 12 años de prisión para el dueño de un hotel acusado de intentar matar a un electricista tras una discusión

La Fiscalía de Granada ha solicitado una pena de 12 años de prisión para el propietario de un hotel de Cenes de la Vega (Granada) acusado de intentar asesinar con un cuchillo a un electricista con el que previamente había discutido por las labores que realizaba.
El Ministerio Público atribuye inicialmente al procesado, José G.Q.R., de 50 años, un delito de tentativa de asesinato, por el que será enjuiciado en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada los días 1 y 2 de octubre próximos.
Según consta en el escrito de acusación provisional del fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan al día 6 de marzo de 2012, sobre las 17,00 horas, cuando el inculpado mantuvo una discusión con el trabajador, con motivo de las labores que éste realizaba como empleado de la empresa SEMI, subcontratada por Sevillana-Endesa.
Concretamente, se encargaba de las altas de electricidad de las casas adyacentes al hotel Don Gonzalo, propiedad del acusado y sito en la calle Real de Cenes de la Vega. Tras la discusión, el procesado se dirigió al interior del hotel, cogió un cuchillo de 15,3 centímetros y, provisto de él, accedió a la terraza de una de las viviendas, sabedor de que el trabajador se encontraba subiendo por las escaleras que había colocado en la fachada para acabar de recoger los materiales que había utilizado.
Una vez allí, el acusado esperó a que el empleado asomara la cabeza por la repisa de la terraza, momento en que "con intención de acabar con su vida" y "prevaliéndose de la situación de superioridad que había buscado de propósito para realizar la agresión y que impedía cualquier tipo de defensa por parte de la víctima", le clavó el cuchillo en el cuello.
Le produjo una herida de 8 centímetros de largo por 2 de ancho con trayectoria ascendente, que le afectó a varios vasos venosos, entre ellos la vena facial, así como nervios de la zona, que hubieran producido la muerte del afectado de no ser trasladado al centro médico de forma inmediata e intervenido quirúrgicamente.
Además, como secuelas le han quedado síntoma de estrés postraumático con afectación de su vida laboral y familiar, alteraciones del sueño y alta reexperimentación del hecho traumático, irritabilidad nerviosismo, neuropatía múltiple postraumática, derrama mandibular del nervio facial derecho con hipoanestesia de la lengua; un perjuicio estético con afectación de la motilidad de la sonrisa; y cicatriz de 7,5 centímetros en zona de unión del cuello con mandíbula.
El procesado estuvo privado de libertad por esta causa desde el día de los hechos y hasta el 9 de julio de 2012.