Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden ocho años de cárcel para un acusado de abusos sexuales continuados a una niña en Córdoba

El Ministerio Público ha pedido una pena de ocho años de cárcel para un joven de 31 años acusado de un delito continuado de abusos sexuales supuestamente cometidos sobre una niña durante unos siete años, desde que tenía ocho, en la localidad cordobesa de Palma del Río. El juicio se prevé celebrar el día 19 de mayo en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba.
Según explica el fiscal en su calificación, a la que ha tenido acceso Europa Press, la menor de edad vivía en el citado municipio junto a su madre, su hermano mayor y la pareja sentimental de su madre, mientras que el procesado, como amigo del hermano mayor de la niña, mantenía una relación cercana con la familia y era habitual que visitase el domicilio.
De este modo, en fecha no determinada, pero en todo caso cuando la menor tenía unos ocho años de edad aproximadamente, en una fiesta que organizó su hermano con unos amigos en su propia casa, entre los que se hallaba el acusado, éste, "con intención de satisfacer sus deseos sexuales y atentar contra la indemnidad sexual", se aproximó a la menor, que se encontraba echada en el sofá, "se tumbó junto a ella y empezó a realizarle tocamientos por todo el cuerpo".
La niña se quedó dormida y el procesado "aprovechó la situación y la subió a la habitación de la madre". No obstante, la menor se despertó, le propinó un fuerte empujón y consiguió zafarse de él.
Un año después aproximadamente de este episodio, "reiteradamente", el procesado, "aprovechando la relación de amistad que le unía con la familia", presuntamente ha buscado momentos en los que se encontraba solo con la menor, para lo cual "aprovechaba las horas en las que ésta estaba sola en su casa, sobre las 15,30 o 16,00 horas, y con alguna excusa, accedía a la vivienda y la abordaba".
Al respecto, apunta que todo ello lo hacía "con la expresa negación y resistencia de la menor, llegando en alguna ocasión a provocarle lesiones, sin que la pequeña hubiera dicho nada a sus familiares ni acudido al médico". Posteriormente, la menor contó estos hechos a su padre, quien interpuso la correspondiente denuncia.