Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden 17 años de cárcel para un individuo que abandonó servicio militar de guardia y con fusil retuvo a 2 hombres

El Ministerio Fiscal pide penas que suman 17 años y 10 meses de cárcel para un individuo que, tras abandonar el servicio de guardia que tenía encomendado como militar en una base en Viator (Almería), acudió a la casa de un conocido en Murcia, con el que había mantenido algunos encuentros de índole sexual, y armado con un fusil los retuvo y obligó a uno de ellos a masturbarle.
El juicio se celebrará este miércoles y jueves, a partir de las 10.00 horas, en la sección tercera de la Audiencia Provincial. Según las conclusiones provisionales del fiscal, a las que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron en mayo de 2008, cuando el procesado se presentó en el trabajo de este conocido y lo amenazó diciéndole que tenía una pistola y que se tenía que atener a las consecuencias; momento en el que intervino un amigo de la víctima, a quien el procesado le cogió del cuello mientras le zarandeaba y le advirtió que le mataría.
Horas después, el acusado volvió a presentarse, esta vez en la casa de su conocido aunque finalmente abandonó el lugar tras requerirle que se marchara.
Un mes después, cuando el acusado estaba prestando servicio como militar en activo en la base Álvarez de Sotomayor, con sede en Viator, abandonó el servicio de guardia y vestido con uniforme de campaña y el arma reglamentaria en perfecto estado de uso, un fusil de asalto, con dos cargadores que contenían cartuchos de guerra, acudió al domicilio de su conocido, en Murcia.
Tras acceder a la vivienda con las llaves que previamente había sustraído y empuñando el fusil que llevaba consigo, les dijo a su conocido y al amigo de este, con el que un mes antes había tenido ya un enfrentamiento, que se dirigieran al salón y se tiraran al suelo por cuando "esa era la última noche" y les iba a matar.
A continuación, el acusado ató las manos de uno de ellos con cinta de embalaje y le obligó a entrar en el baño, para después dirigirse a la persona con la que había mantenido con anterioridad algún encuentro de índole sexual y, después de escupirle y arrojarle una botella de agua encima, le exigió que se desnudara mientras le decía que era "la última noche, te voy a matar y después me mataré yo", así como que le iba a matar lentamente poniéndole una bolsa de plástico en la cabeza con una pequeña apertura para que se asfixiara.
Igualmente, le obligó a que abriera su correo personal de Internet para leer los mensajes personales que le interesaron, y a que le hiciera una felación. Finalmente, y tras la insistencia de la hermana del procesado a que volviera a Almería, el procesado accedió a dicha petición aunque con la condición de que su conocido le acompañara, un viaje en el que el acusado esnifó cocaína que llevaba consigo en, al menos, tres ocasiones.
Ya en el domicilio de la hermana en Almería, la Guardia Civil procedió a la detención del procesado. Desde entonces y hasta septiembre de 2008, el acusado llamó a su conocido en diversas ocasiones y le envió varios sms donde le amenazaba con que lo iba a pasar mal, "eres para mí".
Para el fiscal, los hechos son constitutivos de un delito continuado de amenazas, una falta de maltrato, delito de abandono del servicio militar, tenencia ilícita de armas, detención ilegal y de agresión sexual y delito de conducción bajo la influencia de drogas tóxicas, por el que pide penas que suman 17 años y diez meses de cárcel, así como dos multas de 30 días y 9 meses a razón de 25 y de 10 euros diarios, respectivamente y 60 días de trabajos en beneficio de la comunidad. Deberá indemnizar a las víctimas en la cantidad de 42.000 euros en total.