Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden suspender a un mosso por avisar a un confidente de registros en locales chinos

El fiscal ha pedido este martes en juicio que se inhabilite dos años a un agente de los Mossos d'Esquadra acusado de alertar el 30 de septiembre de 2011 a un confidente chino a través de varios mensajes de 'WhatsApp' de que la policía catalana iba a registrar locales regentados por compatriotas y alertándole de que esa noche no acudiera.
Según la versión del fiscal, el policía sabía que su "informador" tenía relación con algún imputado de la causa porque el día anterior le había preguntado por la situación de una persona que se encontraba en prisión provisional, tras un operativo de días anteriores, dentro de la misma macro operación en la que se investigaba un posible delito de tráfico de seres humanos.
Después de estos mensajes, el confidente avisó de estos registros al encargado de un karaoke de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) de que iba a ser inspeccionado y al que conocía por ser cliente del mismo.
Tanto el mosso como su abogado han defendido en el juicio que el agente no sabía que esa noche se iban a producir registros, ya que no formaba parte ni de esa unidad ni de ese operativo, que le escribió en base a las intervenciones que se habían llevado a cabo días antes, y han achacado a una coincidencia que al día siguiente se realizasen inspecciones.
El agente ha justificado además haberle dicho que borrara las conversaciones porque, según él, es algo que hace habitualmente y ha insistido en que los mensajes eran "una estrategia policial" para mantener la relación de confianza con su informador pero que era mentira lo que le escribió.
Según el relato de varios agentes de la unidad de asuntos internos de la policía catalana, el mosso encausado además había buscado en las bases de datos el nombre de su confidente hasta 16 veces con una frecuencia de una búsqueda al mes aproximadamente.
RESOLVIÓ UN HOMICIDIO
Otros testigos han defendido que el agente, que con su confidente utilizaba el nombre falso de 'Pepe', es uno de los policías que más conocimiento de la comunidad china en Santa Coloma y que a través de este informador consiguió resolver un caso de homicidio que se había producido en la ciudad anteriormente en una pelea.
El fiscal ha pedido que se inhabilite al agente durante dos años para empleo o cargo público y que pague una multa de 9.000 euros por un delito de violación de secretos.