Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pineda comunicó al juez Pedraz su voluntad de "disolver" Ausbanc en una carta que le envió desde la cárcel

Lamenta que los embargos dejarán "miles de asuntos huérfanos en los juzgados" y defiende su "absoluta inocencia"
El presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, envió desde la cárcel de Estremera (Madrid) una carta al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz en la que defiende su "absoluta inocencia" y comunica su voluntad de "disolver" Ausbanc en cuanto recupere su voluntad.
En la misiva, fechada el pasado 3 de mayo, Pineda califica de "injustas, insólitas, absolutamente desproporcionadas y gravemente lesivas" las medidas cautelares impuestas contra su persona y sus bienes, mientras que denuncia que han sido inmovilizados o decomisados los fondos de las cuentas de sus sociedades o de su propia titularidad.
Expone que se ha hecho "algún tipo de anotación" en el Registro de la Propiedad sobre fincas que son de su propiedad o están participadas por él, pero, en cambio, no se ha efectuado dicha medida respecto a los títulos que posee en entidades que cotizan en Bolsa como BBVA, Abertis, Banco Santander o Bankia.
En relación con la inmovilización de los saldos de Ausbanc y sus participadas, Pineda defiende que las cuentas corrientes tienen como objeto atender al "correcto" devenir de la organización y la defensa jurídica de sus asociados. "No poder disponer de ningún fondo es una sentencia anticipada que un magistrado instructor no puede, no debe, imponer pues eso significa, simple y llanamente, su disolución", añade.
"Los trabajadores no podrán cobrar, los abogados tampoco, ni atender ningún gasto procesal, quedando miles de asuntos huérfanos en los juzgados por, solo y exclusivamente, la desproporcionada medida adoptada". "No solo no cobrarán los trabajadores de la limpieza, contables, administrativos, tampoco se podrá pagar el ercbido de la luz, el agua...", prosigue.
Por todo ello, en este "humilde" escrito, Pineda insta al juez a reconsiderar la medida por ser "innecesaria, excesiva, extremadamente dañina y generadora de perjuicios absolutamente irreparables". Al mismo tiempo, pide liberar fondos de sus cuentas bancarias para que su familia pueda afrontar sus gastos para "sobrevivir".
Pineda, que defiende su "absoluta inocencia", reclama al juez Pedraz que retire el decomiso o que este se limite al valor de 500.000 euros y solicita que le cite a una comparecencia para explicar "con detalle" estos hechos y su decisión de convocar "en cuanto se le otorgue la libertad una asamblea y disvolver Ausbanc de forma ordenada, urgente y con los menores perjuicios posibles".
EN PRISIÓN DESDE EL 18 DE ABRIL
Pedraz investiga a Pineda por delitos de fraude en las subvenciones, estafa, administración desleal, extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal; mientras que atribuye estos tres últimos a Miguel Bernad. Decretó el ingreso en prisión incondicional de ambos el pasado 18 de abril.
El juez sospecha que Pineda aprovechó la "cobertura" de la defensa de los consumidores para "coaccionar" a entidades bancarias, alcanzar "acuerdos económicos enmascarados" en contratos publicitarios y conseguir un beneficio "personal" utilizando en su provecho a Manos Limpias.
El dinero recaudado por Ausbanc procedía de "convenios publicitarios" así como de las subvenciones que recibía por su condición de asociación sin ánimo de lucro, señalaba el magistrado en el auto, en el que detallaba que la red contaba con ramificaciones internacionales en Colombia, Venezuela y EEUU. Los investigadores detectaron presiones en los casos de Nóos, Sabadell, Unicaja en los 'ERE' y Facua.