Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos pide en el Congreso una Comisión de Investigación sobre el voto rogado para depurar responsabilidades políticas

El Grupo Parlamentario Podemos-En Comú Podem-En Marea y los diputados de Compromís han registrado este jueves en el Congreso una petición para crear una Comisión de Investigación que sirva para estudiar las posibles irregularidades del procedimiento de voto desde el extranjero --el llamado voto rogado-- implantado en 2011 a través de una reforma de la ley electoral, así como para depurar las responsabilidades políticas de quienes impulsaron dicha reforma, que salió adelante con los votos de PSOE, PP, CIU y PNV.
Según ha denunciado en rueda de prensa en la Cámara Baja el diputado y secretario de Relaciones Internacionales de Podemos, Pablo Bustinduy, estos partidos eran conscientes cuando impulsaron o permitieron esta reforma de que se iba a privar a los "miles" de jóvenes "exiliados" en el extranjero por causas económicas de su "capacidad de tener voz".
"No queremos sólo que se derogue la reforma, queremos que aquellos que son responsables tengan que rendir cuentas", ha defendido Bustinduy, para insistir en que deben explicar ante los españoles "qué razones manejaban" para implantar un procedimiento "cuyas consecuencias estaban claras". "En una democracia el derecho al voto es la condición misma de ser ciudadano. Sino se es un súbdito", ha denunciado el dirigente de la formación morada.
Según ha explicado en la rueda de prensa la representante de los militantes de Podemos en el extranjero, Esperanza Jubera, la nueva reforma, además de mantener las deficiencias del sistema anterior, como la desactualización del censo electoral, o los plazos insuficientes de envío y recepción de papeletas, supone un empeoramiento de los trámites, ya que se acortan aún más los plazos.
Todos estos problemas llevaron a que en las pasadas elecciones generales sólo un 4,7% de los dos millones de españoles censados en el extranjero ejercieran su derecho al voto, tal y como ha recordado Jubera. "Necesitamos un Estado que garantice los derechos políticos y sociales de los migrados", ha demandado la representante de Podemos en el exterior.
Jubera ha insistido, al igual que Bustinduy, en que "sólo la derogación de la ley podría ser incluso contraproducente" porque los problemas previos a la reforma mencionados anteriormente --la desactualización del censo electoral y los plazos insuficientes de envío y recepción de papeletas--, permanecerían.
"UNA DE LAS MAYORES ESTAFAS DEMOCRÁTICAS"
En esta misma línea, el diputado de Compromís Ignsai Candela, también presente en la comparecencia ante los medios, ha denunciado que la reforma se puso en marcha por "motivos políticos", ya que no se pretendía otra cosa, a su juicio, que continuar "debilitando y vaciando" la democracia y, en concreto, "imposibilitar que miles de jóvenes exiliados por motivos económicos participaran activamente en política".
"Se trata de una de las mayores estafas democráticas de este país", ha sentenciado, para defender que por ello es más necesario que nunca una comisión parlamentaria y "voluntad política" para investigar los problemas de este sistema de voto extranjero y para analizar el mejor modo de mejorarlo, de acuerdo a los intereses de los españoles emigrados.
Por ello, Bustinduy ha explicado que otro de los cometidos de esta comisión será dar voz a las asociaciones de afectados por este problema, como el colectivo 'Marea Granate', creado a raíz 15M por españoles simpatizantes de este movimiento residentes en diferentes ciudades del mundo con el objetivo de denunciar su salida "forzada" del país por culpa de la crisis económica.
"ACTUACIONES DE URGENCIA" SI SE REPITIERAN ELECCIONES
Preguntados sobre las medidas que se podrían tomar al respecto de cara a la repetición de unas nuevas elecciones en junio, si las negociaciones para formar gobierno no tienen éxito, los impulsores de la Comisión de Investigación han reconocido que al tratarse de una ley orgánica, es necesario un amplio consenso.
No obstante, sí han defendido la posibilidad de desarrollar "actuaciones de urgencia" para solventar algunos problemas relativos, por ejemplo, al plazo de envío de papeletas, para que lleguen a tiempo, uno de los impedimentos que, según han denunciado, más encuentran los extranjeros a la hora de ejercer su derecho al voto.