Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los miembros de Podemos Galicia que forzaron la disolución de la dirección reivindican la coalición En Marea

Gómez-Reino cree que la "dirección transitoria" estará "un corto plazo", aunque desconoce si se podrá consultar a las bases antes de las gallegas
Las diez personas que con la dimisión de sus cargos en el Consejo Ciudadano Gallego de Podemos forzaron que la cúpula estatal tomase las riendas de la formación morada en esta comunidad han reprobado la "inactividad" de la dirección disuelta y han alertado de que la actitud del secretario xeral, Breogán Riobóo, conducía a "una posición de debilidad clara" para afrontar las elecciones autonómicas, previstas para el próximo otoño, si no media adelanto electoral.
En un comunicado, los diez dimisionarios apelan a abrir un "nuevo tiempo" con una organización que "trabaje por una alternativa de cambio para Galicia que termine con las políticas del PP" y reivindican los resultados conseguidos por En Marea, la coalición que en las generales aglutinó a Podemos, Esquerda Unidad y Anova.
Precisamente, Breogán Riobóo cuestionó hace unas semanas esta alianza y abrió la puerta a que Podemos concurriese en solitario a las elecciones autonómicas, una postura que fue desautorizada por Pablo Iglesias, que se apresuró a dar su apoyo público a la fórmula de coalición con sus socios.
Tras numerosas renuncias y destituciones decididas por Breogán Riobóo en los órganos de dirección, en las últimas horas presentaron su dimisión en el Consejo Ciudadano Gallego los diputados en el Congreso Ángela Rodríguez Martínez y Antón Gómez-Reino Varela y el senador José García Buitrón, así como Francisco Javier Sánchez Lombardero, Marcos Fontán Cortizo, María Lourdes Sylla García, Borja San Ramón Tizón, Adrián Fuenteseca Fernández, Sigrid Campo y Matilde López Álvarez.
Al contar con menos de la mitad más uno de sus integrantes, este órgano se quedó sin quórum suficiente, lo que condujo a su disolución. Ello obliga a convocar elecciones internas para elegir nuevo secretario general y dirección en Galicia, pero mientras tanto, la cúpula estatal nombrará un "equipo técnico" a modo de comisión gestora para llevar las riendas del partido.
PLAZOS DE LA DIRECCIÓN TRANSITORIA
Por su parte, el diputado de En Marea por A Coruña Antón Gómez-Reino, que ejerció como secretario de análisis político de Podemos en Galicia, se ha mostrado convencido de que esta "dirección transitoria" estará vigente "un corto espacio de tiempo", aunque no ha sabido aclarar si se consultará a las bases antes de las elecciones autonómicas.
En declaraciones a Europa Press, Gómez-Reino ha dicho que está "seguro" de que se aplicará "toda la celeridad posible", pero ha puntualizado que es preciso "respetar todos los procedimientos internos como organización democrática" que es Podemos. En cualquier caso, apuntó que el equipo técnico "tiene toda la legitimidad para tomar todas las decisiones oportunas".
El diputado de En Marea ha indicado que, por el momento, desconoce con cuántos miembros contará esa "dirección transitoria" y quién la integrará, pero ha asegurado que "recogerá todas las sensibilidades" de las diversas direcciones territoriales de la formación morada en Galicia y se reflejará "la pluralidad".
Asimismo, atribuyó la disolución de la dirección de Podemos a "la falta de espacios para el consenso y el diálogo" con Riobóo, dado que "en las últimas semanas la situación era un poco anómala" y el secretario xeral "se había cerrado al diálogo con el resto de los miembros del Consejo Ciudadano Gallego" e "impugnaba la decisión de caminar en el proceso de En Marea".
Por consiguiente, apostó por que sean las bases las que "voten y decidan" la composición del nuevo Consejo Ciudadano y "refrenden los diferentes pasos para las autonómicas". En su opinión, el camino es "continuar con el proceso de confluencia como única alternativa a Núñez Feijóo", pero ha indicado que "siempre se va a preguntar a los inscritos".
REIVINDICACIÓN DE EN MAREA
"Consideramos que la opción capaz de ganar el gobierno de la Xunta de Galicia para todos los gallegos se articulará desde la suma y desde la unidad, como se mostró en las urnas el 20D con los resultados alcanzados por En Marea, de los que estamos orgullosos", abunda el comunicado remitido por los diez miembros del Consejo Ciudadano Gallego que dimitieron.
Además, se sitúan frente a la línea seguida en los últimos tiempos por Breogán Riobóo porque creen que "sólo sirvió para desperdiciar un tiempo valiosísimo y para demostrar su incapacidad para leer el contexto políticos actual y para seguir los ritmos de la agenda política gallega".
ESCRITO DE DIMISIÓN
En su escrito de dimisión, a la que ha tenido acceso Europa Press, los dimisionarios argumentan su decisión en la "coherencia política", tras la disolución de la Comisión de Garantías y por "la imposibilidad de llegar a posiciones de consenso" con Breogán Riobóo, al que acusan de decidir destituciones "de forma unilateral" y de "ni tan siquiera tener en cuenta" las iniciativas que le planteaban.
"En Podemos Galicia estamos en una situación de inmovilismo político", señalaba el escrito de renuncia, en el que contraponen que, mientras tanto, "fuerzas políticas hermanas comienzan a dar los primeros pasos para ganar la Xunta para los gallegos y En Marea comienza a trabajar para representar a la ciudadanía gallega".
"Por todo esto, decidimos dimitir, con el objetivo de desbloquear una situación que sólo se puede resolver a estas alturas con un pronunciamiento de los inscritos en la Asamblea Ciudadana, órgano soberano, sobre qué línea política quieren para Podemos Galicia", argumentaron los miembros del Consejo Ciudadano Gallego que presentaron su dimisión.