Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos quiere que el debate arranque mañana por la mañana y la segunda votación sea el viernes

El grupo parlamentario de Podemos y sus confluencias quiere que la sesión de investidura arranque este martes por la mañana para que si, como es previsible, el candidato socialista, Pedro Sánchez, tiene que someterse a una segunda votación, ésta se pueda celebrar el viernes y no tener que volver a reunir al Pleno el sábado.
Según ha avanzado en declaraciones en el Congreso el secretario de Economía del partido morado, Nacho Álvarez, ésta será la posición que defenderá su formación este lunes en la reunión de la Junta de Portavoces que ha convocado el presidente de la Cámara, Patxi López, para cerrar los detalles de la sesión.
El Pleno ya está oficialmente convocado para el martes a partir de las 16:30, con lo que es harto complicado que, como demanda Podemos, la cita pueda adelantarse a la mañana. Lo que plantean los de Pablo Iglesias es que se siga el esquema que se ha aplicado en la mayoría de las sesiones de investidura, es decir, que el discurso del candidato se inicie a mediodía y después, ya por la tarde, comiencen las réplicas de los portavoces de los distintos grupos.
Por contra, el presidente del Congreso, amparándose en la existencia de antecedentes --los de un Felipe González con mayoría absoluta en 1982 y 1986--, ha decidido que la sesión empiece a las 16.30 y la tarde del martes se reserve en exclusiva al candidato para que pueda exponer su programa.
PRIMERA VOTACIÓN EL MIÉRCOLES A ÚLTIMA HORA
Según este plan, los grupos parlamentarios, de mayor a menor, salvo del PSOE que hablará el último, subirán a la tribuna todos el miércoles. El aspirante a La Moncloa no tiene límite de tiempo y puede intervenir cuando quiera y lo previsible es que establezca debates con cada uno de los grupos.
Dado que cada grupo cuenta con 30 minutos de réplica y otros diez de contrarréplica, los distintos portavoces dispondrán en total de cinco horas y media, a las que habrá que sumar las que utilice Sánchez para contestarles. Y todo en un debate importante, el primero de la legislatura en el que se prevé cierta flexibilidad del presidente de la Cámara.
Así las cosas, la primera votación se prevé para última hora del miércoles. De no lograr mayoría absoluta, lo que es casi seguro, habrá que repetirla 48 horas después. El PP sostiene que deben pasar 48 horas exactas, aunque un informe jurídico avala la idea inicia de López de que no se convoque el viernes por la noche, sino el sábado, por considerarlo más operativo.
Podemos también cree que "sería mejor" celebrar la segunda votación el viernes, pero admite que si el debate "se alarga mucho en el tiempo, habrá que estirar plazo". "Pero si es posible iniciar el debate el martes por la mañana y avanzar los debates el propio martes seguramente no sea necesario llegar ni siquiera al viernes noche a última hora", ha argumentado Álvarez.