Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos dice que ha intentado hacer ver al arzobispo de Toledo que "el dinero público no tiene confesión"

El secretario regional de Podemos, José García Molina, ha explicado que el primer encuentro que ha mantenido con el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha girado en torno al uso del dinero de todos y que le ha hecho ver la necesidad de "separar" la fe y las creencias del uso del erario público, "porque es el de todos y no tiene confesión".
Al término del encuentro, que ha calificado como "cordial, interesante y de cierto nivel", y ante una gran expectación mediática y ciudadana, el líder regional de Podemos ha explicado a los medios que el arzobispo toledano "tiene otra visión de lo público".
"Pero quizá no tanto de lo que es el dinero publico, sino de cómo entendemos lo público", pues según ha indicado el diputado de la formación morada, Rodríguez cree que "la religión católica debe tener mayor papel en el espacio público porque representa a mucha gente".
"Hay que separar el debate de la fe y de las creencias del debate de a qué destinamos el dinero público, partiendo de la base de que el dinero público es el de todos y no tiene confesión, no tiene género ni derechos de admisión", ha manifestado.
Molina ha insistido en que la reunión, que se ha extendido durante más de una hora, ha sido "cordial, tranquilizadora", pues ha expresado al primado toledano que Podemos nunca ha tratado de "atacar ni a la fe, ni las confesiones religiosas ni a la libertad de nadie para ejercer en el espacio público su religión o creencia".
"He querido tranquilizarle diciéndole que cuando Podemos ha dicho que quiere asaltar los cielos no se refería al reino de Dios, sino a las conquistas sociales en la tierra y a la dimensión política, que es dónde estamos", ha apuntado.
Y es que, según el líder de Podemos en la región, el primado toledano "no está preocupado, sino tranquilo" por los presupuestos del Gobierno de Castilla-La Mancha. Según Molina a Braulio Rodrígguez le preocupa el "papel que la religión y la creencia religiosa ocupan en el espacio público", algo que ve "lícito".
"El ha defendido, con buen criterio, que la religión a la que representa debe tener un papel importante en el espacio público, porque representa a mucha gente", ha explicado Molina a las puertas del Arzobispado.
Ha recordado Molina, que cuando se pusieron a revisar los últimos presupuestos del Gobierno de María Dolores de Cospedal vieron cuestiones que les "chocaron", como el hecho de que se destinaran cerca de 500.000 euros a la prestación de servicios religiosos en hospitales o centros de discapacitados.
"Pensamos que ese dinero no se podía destinar a eso. A partir de ahí surgió la iniciativa de hacer una Proposición de Ley que tiramos para adelante y fue el PSOE de García-Page el que redactó la PNL", ha recordado Molina.
En cuanto a las partidas destinadas por el Gobierno regional a la educación concertada, ha señalado que él se mira en sistemas de educación públicos de "altísima calidad" como el de Alemania, Finlandia o Suecia, "donde el peso que tiene la concertada no se parece en nada al peso que tiene en este país".
Aunque ha admitido que Castilla-La Mancha es la región de España donde este tipo de educación menos peso tiene, ha defendido que el debate no es ese, sino qué se hace con el dinero público y qué proyecto se quiere. "Me miro en Suecia, en Alemania o en Finlandia donde la gente tiene la libertad de ir a escuelas privadas, pero el dinero público va a destinado a la educación pública".
Dicho esto, ha insistido en que el tono de la reunión con el arzobispo toledano ha sido "cordial, tranquilizadora", de tal modo que se han emplazado a reunirse próximamente para hablar también con las
familias católicas y con la Concapa.
FE Y RAZÓN EL PAPA FRANCISCO
Luego de confesar que en el transcurso del encuentro con el arzobispado le ha venido a la cabeza "el conflicto clásico entre fe y razón", que, según ha afirmado "parece que nadie ha sabido solucionar, ni Agustín de Hipona ni Tomás de Aquino ni Kierkegaard ni Unamuno, pues a veces la fe y las razones no acaban de encontrase", ha señalado que también han hablado en este primer encuentro del papa Francisco, que "gusta" en la formación morada.
"En Podemos nos gusta que la Iglesia, como en el resto de las instituciones, haya renovación y se acerque a ese cristianismo más de base, más primario, que a los necesitados y a la gente humilde", ha defendido Molina.