Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos contaría con más tiempo de intervención en el Congreso que el resto

Consejo de PodemosEFE

Podemos podría contar con más tiempo de intervención en el Pleno y en las comisiones del Congreso que el resto de partidos en el caso de que la futura Mesa de la Cámara permitiera formar grupo a las tres candidaturas de confluencia ligadas a la formación morada en Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana.

Tener grupo propio en el Congreso, además de grandes ventajas económicas, supone también grandes ventajas políticas. Así, el partido que cuenta con uno tiene capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones, independientemente del número de diputados.
Ello supone que en el caso de que Podemos tuviera voz en cuatro grupos parlamentarios su tiempo de intervención en el Congreso superaría con creces al que dispondría el PP, pese a sus 119 diputados, o al PSOE, a pesar de sus 89 parlamentarios.
Un caso práctico
Así, podría darse el caso de que en un debate en el que cada grupo parlamentario contara con 30 minutos para intervenir Podemos y las coaliciones de las que forma parte (En Comú, Compromís-Podem y En Marea) tuvieran una hora y media para el uso de la palabra. En el Grupo Mixto hay que repartirse los tiempos de intervención.
Ello podría provocar que en un debate por ejemplo se pudieran escuchar cuatro voces distintas del mismo partido si en cada uno de los grupos sus integrantes decidieran que fuera un diputado de la formación morada el que defendiera una determinada posición.
Pero tener presencia en cuatro grupos parlamentarios también conllevaría a Podemos multiplicar por cuatro su presencia en todos los órganos de la Cámara Baja y tener más posibilidades de control al Gobierno y de presentar iniciativas.
Y es que tener grupo garantiza voz propia en la Junta de Portavoces y al menos un representante en todas las comisiones parlamentarias, así como en la Diputación Permanente --el órgano que sustituye al Pleno en periodos no ordinarios de sesiones y entre legislaturas--. El Grupo Mixto tiene que repartirse los asientos en las comisiones.
En el mixto hay que repartir el pastel
En las sesiones de control poseer grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos, algo que en el Grupo Mixto debe distribuirse a partes iguales.
De la misma forma, tener grupo propio permite que uno de los diputados pueda tener acceso a información clasificada y secretos oficiales, a controlar la actividad del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a recibir información sobre el uso de los gastos reservados que maneja el Ejecutivo.
Tradicionalmente sólo formaban parte de este 'club' los portavoces titulares de los grupos parlamentarios hasta que en 2004 se aceptó a un representante del Mixto, que debe contar con el aval de los grupos mayoritarios.
En la pasada legislatura, sin embargo, el PP vetó la entrada de Esquerra Republicana (ERC) en la llamada Comisión de Secretos pese a haber sido elegido el partido elegido para representar al Mixto en ese órgano.
3.000 euros más mensuales que el PP
Asimismo, contar con grupo propio en el Congreso comporta grandes ventajas económicas puesto que cada uno de ellos recibe una subvención mensual fija de 28.597,08 euros y otra que varía en función del número de diputados que lo conforman, y que se calcula en función de una ratio de 1.645,49 euros al mes por parlamentario.
Así, mientras que el PP dispondrá mensualmente de 224.410,39 euros y el PSOE de 175.045,69 euros, Podemos recibiría 97.707,66 euros a los que debería sumar la parte que le correspondería de los otros tres grupos de los que formaría parte en caso de que les permitieran constituirse como tal.
En Comú contaría con 48.342,96 euros; Compromís-Podem, con 43.406,49 euros, y En Marea, con 38.430,02. De este modo, las subvenciones mensuales fijas que Podemos y sus coaliciones recibirían sumarían 227.887,13 euros, esto es, recibirían 3.000 euros más que el PP y 52.841,44 euros que el PSOE.