Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos elabora un protocolo para regular sus agrupaciones territoriales tras admitir la presencia de "intrusos"

La Comisión de Garantías podrá determinar "la disolución forzosa de un círculo en casos de incumplimientos muy graves" del reglamento
El equipo de trabajo formado para guiar a Podemos hasta su asamblea constituyente de otoño, encabezado por Pablo Iglesias, ha elaborado un borrador del protocolo que servirá para definir los criterios mínimos en la creación y validación de las agrupaciones territoriales y sectoriales de la formación, más conocidas como círculos.
La propuesta de protocolo, a la que ha tenido acceso Europa Press, ha sido remitida por la dirección provisional de Podemos a los citados 'círculos', de cara a iniciar un debate previo al encuentro que tendrá lugar en el mes de octubre, y que quien quiera pueda realizar aportaciones y proponer modificaciones o textos alternativos, al igual que está ocurriendo con los documentos que contienen los principios organizativos, políticos y éticos de la formación.
Según explica el equipo de trabajo de la 'Asamblea Ciudadana Sí se puede' en el email enviado a su agrupaciones, el documente elaborado "recoge los criterios mínimos que deberían constituir condición 'sine qua non' para que un círculo sea validado por Podemos".
El eurodiputado de Podemos Pablo Echenique ya manifestó la pasada semana la necesidad de elaborar un protocolo ético "vinculante" con el que deberán comprometerse no sólo los integrantes de las listas electorales sino también los cargos internos de los círculos.
Así lo aseguro durante su participación en el estreno de Podemos en la aplicación móvil de debate Appgree, tras reconocer que él mismo conoce "de primera mano" casos de personas que se han acercado a los círculos locales de la formación con la única intención de sacar provecho personal. "Es algo complejo de solucionar, es algo muy importante y estoy seguro de que diseñaremos muy bien entre todos un protocolo que lo solvente", explicó.
LA COMISIÓN DE GARANTÍAS TENDRÁ LA ÚLTIMA PALABRA
Entre otras cosas, el documento elaborado por el equipo de trabajo establece que no podrá existir más de un círculo Podemos en un mismo ámbito territorial y que el órgano competente que tendrá la última palabra sobre la validación de los círculos será la Comisión de Garantías, "o bien el órgano jurídico equivalente que incluya el modelo organizativo que resulte tras la Asamblea Ciudadana".
"La Comisión de Garantías elaborará un reglamento de aplicación de este protocolo, que podrá comportar la disolución forzosa de un círculo en casos de incumplimientos muy graves del mismo", reza el texto, que también aclara que "de oficio, o a instancia de parte, la Comisión de Garantías podrá actuar con carácter inmediato en aquellos casos de incumplimiento manifiesto de este protocolo".
Además, señalan que "en caso de que se suscitaran dudas razonables sobre la viabilidad o la correcta adecuación de un círculo a este protocolo, la Comisión de Garantías consultará a la Comisión de Extensión competente sobre las mismas".
También proponen que en aquellos casos en los que convivan dos círculos en idéntico ámbito, el proceso para decidir cuál de los círculos es el válido sea mediado por la Comisión de Garantías.
Los criterios propuestos para la constitución de un círculo territorial son la celebración de una asamblea constituyente en la que participe al menos el 1% de los miembros de Podemos en ese ámbito territorial y, en cualquier caso, un mínimo de 5 personas. En cuanto a los sectoriales, se sugiere que la necesidad de redactar y publicar un manifiesto fundacional avalado por al menos 10 personas.
NO CONTRADECIR LA POLÍTICA GENERAL DE PODEMOS
Sobre los procesos de toma de decisiones en los círculos, el protocolo establece que los círculos "son soberanos para tomar decisiones en su ámbito territorial/sectorial, siempre que no contravengan y sean coherentes con la política general de la organización, en particular con las decisiones de los órganos electos de mayor representatividad territorial".
Asimismo, detallan que para las decisiones relativas a la elección, modificación y revocación de responsables y órganos; las modificaciones estatutarias o de reglamentos internos; los procesos electorales; o aquellas que por su trascendencia pudieran definir o afectar a la imagen pública de Podemos en la localidad se requerirá un quórum mínimo del 10% de los inscritos de Podemos en el territorio y la participación de al menos el 50% los presentes al inicio de al sesión.
Además, se exige que el proceso de votación sea "necesariamente telemático, además de presencial", y "que cumpla con los debidos requisitos de anuncio, exposición pública del caso y debate y periodo de votación suficiente".
"En estos procesos de votación sólo podrán participar los miembros censados de Podemos del ámbito territorial. De no lograr superar estos requisitos el círculo podrá seguir adelante con la decisión previa consulta con el Consejo Ciudadano territorial de ámbito inmediatamente superior", agregan.
Por otro lado, se propone que los círculos deban estar "permanentemente abiertos a la participación ciudadana", sin ser necesario estar afiliado o ser miembro de Podemos para participar en un círculo" --aunque sí para tomar parte en las votaciones sobre los asuntos detallados anteriormente.
"Sin perjuicio de lo anterior, no se permitirán en los círculos Podemos actitudes sexistas, xenófobas, autoritarias, homófobas, denigrantes, insultantes, acusaciones o caricaturas, difamaciones ni violencia verbal o física, así como ninguna actividad contraria a la defensa de los derechos humanos por parte de ninguno de sus miembros", apostillan.