Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pokémon-Prado (PP) evitó aclarar por qué habló de "marcar" currículos, pero admitió que "miraban" para algunos procesos

Reconoció que Vendex le envió a casa un bolso de Furla, aunque aclaró que lo devolvió y que entendió que no venía "a cuento de nada"
La exportavoz del PP gallego y diputada, Paula Prado, evitó aclarar por qué en una conversación interceptada por Vigilancia Aduanera habló de marcar currículos cuando era concejala del Ayuntamiento de Santiago, pero admitió que "a veces, para algún tipo de proceso de selección" los "miraban".
La diputada popular acudió a declarar ante la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo, Pilar de Lara, el 10 de julio de 2013, cuando todavía era portavoz del partido y ya había dejado su acta de edila en el Consistorio compostelano. La comparecencia, en calidad de testigo, se prolongó cerca de cuatro horas y media.
La instructora de la 'Operación Pokémon' elevó a finales de junio (de 2014) una exposición motivada a la Sala de lo Civil y Penal del TSXG en la que razonaba la necesidad de abrir una pieza separada para Paula Prado, "por si los hechos investigados" en relación a la diputada pudieran ser constitutivos de infracción legal.
Ya en septiembre, la Sala del TSXG dictó un auto en el que decidió investigarla por los supuestos delitos de fraude y tráfico de influencias. Concretamente, acordó investigar un supuesto sobrecoste de 3.000 euros con motivo de la representación del espectáculo 'La Abeja Maya' en 2012, la supuesta influencia en la contratación de personas en empresas concesionarias de obras y servicios del Ayuntamiento de Santiago cuando era responsable de la agencia de colocación, y su intervención en la resolución de dos expedientes de un local de ocio de la capital gallega.
Por el contrario, la Sala de lo Civil y Penal no apreció en su día "indicios de delitos en los otros tres hechos que se relatan en la exposición motivada", como era aprovecharse de su cargo para beneficiar a su marido.
SOBRE CURRÍCULOS
Durante su comparecencia ante la jueza, a la que tuvo acceso Europa Press, la jueza le hace escuchar una grabación de una conversación relacionada con currículos. "Pues mire, no, no recuerdo exactamente, sé que había currículos; y la gente viene y nos deja currículos y bueno, pues a veces, para algún tipo de, de proceso de selección, pues miramos currículos", contesta Paula Prado.
A colación, De Lara pregunta "por qué los tenía Ángel (Espadas) en su cajón en lugar de haberlo presentado en la agencia de colocación", a lo que Paula Prado contesta: "Pues mire, no, no sé". Concretamente, el extracto es el siguiente:
-- Paula Prado: "(...) Quería hablar contigo una cosa de lo que tienes en, en los papeles que tienes en tu cajón, ¿sabes?"
-- Ángel Espadas: "De los papeles que tengo en mi cajón... Ah de los currículos"
-- Paula: "Sí"
-- Ángel Espadas: "Pero dime, dime por teléfono, ¡hombre!"
Según un informe de Vigilancia Aduanera incluido en el sumario de la 'Operación Pokémon', en una llamada posterior, puesto que la anterior se corta, Paula Prado le pregunta a Ángel Espadas si "tiene el cajón abierto" y si se "lo puede mirar". "Bueno, eh, si hay alguno que me eso, te lo marco allí y después te digo, ¿vale?", añade la política popular.
"Cuando dice que si hay alguno que me eso te lo marco, ¿qué quiere decir?", le preguntó la jueza a Paula Prado en 2013, a lo que la dirigente popular respondió: "Es que no lo recuerdo su señoría, no sé en qué momento".
Más adelante, la jueza le pregunta por si un responsable de un centro comercial había recibido tres currículos de la entonces concejala de Urbanismo, María Pardo, al respecto de lo que la jueza le pone un audio. "Pues yo lo dije, su señoría, pero yo no recuerdo", contesta.
Ante la respuesta, De Lara le reprende para recordarle que está bajo juramento y le vuelve a preguntar por si tiene constancia de que María Pardo entregó currículos a la empresa del supermercado. "Yo si lo digo ahí, su señoría, es porque en ese momento alguien me lo tuvo que decir, pero yo no lo recuerdo", alega Paula Prado, quien le había reconocido a la jueza que tenía una mala relación con su compañera de corporación.
'ABEJA MAYA'
Sobre el asunto del espectáculo de la 'Abeja Maya', objeto de investigación en el TSXG, la jueza también trata de indagar por qué Prado aseguro que su celebración estaba comprometida. El proyecto se ideó cuando aún gobernaba Gerardo Conde Roa, pero fue con Ángel Currás en la alcaldía cuando se ordenó efectuar el pago al promotor cultural Jesús Fuentes Maceiras, detenido en el marco de esta investigación.
Aunque Paula Prado acudió a declarar el 10 de julio de 2013 en calidad de testigo, dos días antes, el 8, Vigilancia Aduanera entregó a la jueza un informe sobre todas las conversaciones en las que ella aparecía, fundamentalmente con Ángel Espadas, que tenía pinchado el teléfono por la investigación. En el documento, Aduanas refiere que la entonces concejala habría metido "un gol" al alcalde Currás con la factura de este espectáculo.
En el interrogatorio, la jueza le pregunta si el compromiso que tenía Paula Prado con Gerardo Conde Roa era el de contratar al empresario Suso Fuentes. La dirigente popular aseguró que "Gerardo (Conde Roa) se había comprometido a que ese proyecto saliese adelante", ya que "se iba a pagar con dinero de alcaldía", de forma que se trataba meramente de un "compromiso presupuestario".
RECIBIÓ UN BOLSO DE VENDEX Y LO DEVOLVIÓ
Por otro lado, en el sumario Paula Prado aparece en una conversación en la que asegura que Vendex hacía "regalos de la hostia". Esta empresa es una de las principales investigadas y que conforma una de las piezas separadas articuladas por la jueza De Lara en la investigación.
Ante De Lara, Paula Prado reconoció que había recibido "un bolso" en las Navidades de 2011, el año en que el PP había asumido las riendas del gobierno local de la capital gallega, pero aclaró que lo devolvió. Se lo enviaron a su casa, lo que le molestó, según dijo, porque no sabía por qué tenían su dirección, y sospecha que salió del propio gran almacén donde lo compraron porque tienen sus datos.
"Sé que era de ellos (Vendex), alguna tarjeta tenía que venir porque yo sé que era de ellos, porque yo llamé a Alberto Quintana (delegado de la empresa en Santiago) y se lo devolví", contestó la diputada popular, quien dijo que el bolso era de la firma Furla.
Minutos más tarde del interrogatorio, Prado aclara que a ella le parecía que "no venía a cuento de nada" que le hubiesen dado un bolso. "Y yo se lo había trasladado a Gerardo (Conde Roa) en su despacho y estaba Ángel (Espadas) delante, y le dije que me había llegado un bolso y que lo iba a devolver", indicó.
De Lara insiste en saber por qué Prado conocía que había otros regalos como bolsos de Loewe o plumas Montblanc, a lo que la política responde que lo conocía por los "medios de comunicación". La conversación en la cual Paula Prado habla de los "regalos de la hostia" de Vendex se produjo el 21 de septiembre de 2012, tan sólo un día después de que se produjesen las primeras detenciones de la Pokémon, de forma que aún no habían trascendido grandes detalles de la trama de sobornos.
PINCHAZOS
Por otro lado, la jueza le preguntó por los avisos de su hermano sobre que sus teléfonos podían estar intervenidos, algo que la diputada atribuyó a que Luciano Prado siempre creía que eso podía pasar. "Mi hermano siempre tenía esa obsesión, de que teníamos todos los teléfonos pinchados", declaró.
Además, también fue interrogada al respecto de su marido (el TSXG decidió no investigar si había habido tráfico de influencias en este caso). Prado defendió que su esposo es "representante" textil y tenía "muchísimos clientes", con que no pudo aclarar si había facturado a las entidades investigadas al, según dijo, "no saberlo".