Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía Nacional detiene a tres personas por su implicación en el secuestro de tres empresarios españoles en Armenia

La Policía Nacional ha detenido a tres personas por su presunta implicación en el secuestro de tres empresarios españoles en Armenia. Las víctimas habían viajado hasta ese país con la excusa de formalizar un contrato de exportación de aceite de oliva, pero allí habían sido secuestrados y, bajo amenazas, obligados a pagar un rescate para recuperar su libertad.
Según ha informado la Policía, la investigación se inició el pasado mes de octubre cuando se personaron en la comisaría de Málaga los directivos de una aceitera malagueña denunciando el secuestro que habían sufrido tres representantes de su mercantil en Armenia, del que ya habían sido liberados.
Los denunciantes informaron de que los directivos habían viajado hasta Yerevan (Armenia) para firmar un contrato de exportación de aceite de oliva y que, una vez allí, habían estado secuestrados por los supuestos responsables de la empresa de aquel país con la iban a firmar el acuerdo.
"GANCHOS" EN ESPAÑA
Los agentes averiguaron que había dos personas de origen español que actuaban como "ganchos", presentándose ante las empresas como socios de los financieros armenios ofreciendo a los empresarios un negocio de exportación o de compraventa. Parte del engaño consistía en que el pago debía realizarse en una entidad de Armenia, debido a que no podían sacar tanto dinero por la legislación vigente, con lo que conseguían vencer la resistencia de las víctimas a viajar.
Los investigadores lograron detener en España a tres participantes en la trama del secuestro. Uno de ellos fue el responsable de recoger el ingreso bancario exigido por los captores en Armenia para liberar a los empresarios y los otros dos los que actuaron de "gancho".
DINERO A CAMBIO DE SU LIBERTAD
Según explicaron las víctimas a las autoridades, fueron recogidos en el aeropuerto de Yerevan y trasladados en vehículos de gama alta hasta un hotel que era supuestamente propiedad de un familiar de los anfitriones. Allí les informaron de que se alojarían en dicho establecimiento y que no tenían que abonar nada durante su estancia.
Los captores recogieron a los empresarios con la excusa de llevarles hasta la entidad bancaria para formalizar los contratos y los pagos, pero les trasladaron a una vivienda donde les quitaron los teléfonos móviles y los ordenadores personales. Bajo coacciones consiguieron que los retenidos accedieran a realizar gestiones para pagar lo exigido y recuperar su libertad.
Cuando los secuestradores obtuvieron el dinero del rescate, los empresarios fueron trasladados de nuevo al hotel con la advertencia de no contar nada de lo ocurrido o tomarían represarías contra ellos. Además, tuvieron que hacer frente al pago de su estancia en el establecimiento hotelero para poder recuperar su documentación, que también les había sido retirada, así como gestionar el billete de avión de vuelta a España.
DOS CASOS MÁS
Durante las investigaciones se ha conocido la existencia de otros dos casos similares. En uno de ellos fue víctima de secuestro un empresario de Barcelona y en el otro tres empresarios extremeños estuvieron a punto de viajar, pero en el último momento los secuestradores abortaron la misión.
La operación ha sido llevada a cabo por la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta, el Grupo de Atracos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Málaga y el Grupo 1º de Crimen Organizado de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Barcelona.