Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía trabaja en un documento sobre seguridad en embajadas tras el atentado de Kabul

La Policía Nacional trabaja en un documento sobre protocolos de seguridad en embajadas, iniciado a raíz del atentado talibán en la delegación española de Kabul (Afganistán) del pasado mes de diciembre en el que fueron asesinados dos policías nacionales, Isidro Gabino San Martín y Jorge García Tudela.
Así lo ha anunciado la secretaria general del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), Mónica Gracia, durante su intervención en la Asamblea Nacional de su colectivo. Ha dicho que este documento "está avanzado", según le han informado desde la Administración y "en breve" serán convocados desde la División de Cooperación Internacional de la Policía Nacional "para abordar este asunto".
Ha aprovechado para recordar que desde el SUP se hace hincapié en "la necesidad de establecer protocolos de actuación en la seguridad de las embajadas, donde se dan situaciones de gran inseguridad". Asimismo, considera que los agentes siguen sin estar debidamente protegidos en España: "seguimos sin chalecos individuales", recuerda, al tiempo que plantea equipar a los agentes con nuevas herramientas de defensa como las "pistolas Taser" (armas de electrochoque).
"No se han adoptado medidas para que la policía sea un cuerpo de seguridad dotado, como lo están otros, de medios intermedios de defensa que garanticen el control de una situación violenta sin que ello genere daños irreversibles", ha explicado.
ASAMBLEA NACIONAL DEL SUP
En su discurso ha denunciado también la arbitrariedad que se aplica en el proceso de ascenso a comisario principal (máximo escalafón del Cuerpo) que el SUP, entre otros, ya ha recurrido a los tribunales. A su juicio, esa política "es la culminación de la deriva" que sigue actualmente el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, "aconsejado en sus desatinos por su ángel Marcelo" (el ministro afirmó contar con la ayuda de un ángel de la guarda con ese nombre).
La secretaria general del SUP ha ironizado con los "delirios espirituales" del ministro, quien "se dedica a condecorar a vírgenes y a reconocer méritos policiales a sus incondicionales, que no a los policías a los que debería representar con mucho más respeto del que emplea".
"Sólo nos cabe esperar que descubra un nuevo camino de virtud que le lleve a trabajar un poco menos para Dios y un poco más para la Policía. Si él dice que 'A veces le pregunto a Dios por qué me ha colocado aquí',*nosotros nos hacemos la misma pregunta", ha zanjado.
Gracia también ha tenido palabras de crítica para el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, "un hombre con buenos principios que no se suele concretar en nada palpable", pero añade que eso "posiblemente se deba a los mandos policiales más cercanos a él".
"Si tuviéramos que calificar al ministro, diríamos que es un loco visionario y si tuviéramos que calificar al director, diríamos que no ha sido valiente para defender lo que en conciencia y en privado nos reconocía como justo, ni tampoco para cumplir sus compromisos", ha sentenciado Gracia ante sus afiliados.