Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Policías en Santiago piden dimisiones por 22M y ven que la tardía intervención causó la violencia de ambas partes

"Exigimos un análisis exhaustivo y de juicio crítico sobre el desarrollo del dispositivo, que ponga en evidencia errores", reclaman
Una veintena de policías se ha concentrado este miércoles ante la Comisaría de Santiago de Compostela para mostrar su apoyo a los agentes que resultaron heridos el pasado 22 de marzo y para exigir dimisiones de mandos. Asimismo, han exigido una actuación "rigurosa y transparente por parte de quienes dirigen la Policía, que deje clara la intención de evitar que lo sucedido quede sin consecuencias o no se pueda evitar en el futuro".
Además, a preguntas de los medios y tras denunciar que la intervención policial se llevó a cabo tarde, como revelan las conversaciones internas en las que se pedían calma y que han trascendido, el secretario general del SUP, José Freire, ha considerado que con los 1.600 agentes desplegados se podía haber evitado el conflicto en las calles si la actuación policial se llevase a cabo antes. "Posiblemente no habría dado lugar a la intervención de violencia ni por una parte, ni por la otra", ha juzgado.
Con todo, ha incidido en que "todo el peso de la ley" recae sobre cualquier agente que se "equivoque" en su labor, lo cual, ha advertido, no ocurre igual con los "violentos". "A nosotros no nos perdona el estado de derecho, no pasa lo mismo con los violentos, para los que, un hecho que se puede tipificar como un homicidio imprudente", ha dicho, acaba por ser un delito de lesiones.
José Freire ha incidido en que no se puede "desvirtuar" lo que ha ocurrido en Madrid, porque, "al final", los policías "son los malos", y ha señalado que las personas que acuden a una manifestación con "premeditación de que se a emplear la fuerza, tienen que ser también conscientes" de que puede haber un "represalia" de las fuerzas de seguridad para garantizar la seguridad. "Uno tiene que ser consecuente y luego no hacer un ejercicio de victimización que no conduce a ningún lado", ha apostillado.
Por ello, también ha recomendado que "si vas a una manifestación en la que sabes que vas a incumplir la ley", no lleves a un "niño" y "enfrente, puede ocurrir, que la Policía tenga que actuar, de la manera proporcional, congruente, y de la manera oportuna que marquen los principios de actuación, porque si no, convertimos esto en vez de en un país serio, como en un país europeo", en otros como "Venezuela" o "Cuba", como refirió en otro momento de su intervención.
Además, ha invitado a acudir a una manifestación en Londres, en París o en Munich para ver con "qué policía se encuentran allí" y ha agregado: "Nosotros, comparados ellos somos angelitos de la caridad".
Por su parte, Santi Rey, de la Confederación Española de Policía (CEP), ha recordado que la manifestación "tendría que tener su servicio de seguridad" y la Policía "actuar cuando ese servicio de seguridad está sobrepasado". "Y no dejar que esos violentos se infiltren en la manifestación", ha apostillado, para reclamar, a renglón seguido, que se condenen los actos violentos por parte de los convocantes.
Y es que, en este sentido, los representantes policiales coincidieron en rechazar que la Marcha por la Dignidad fuese un evento violento, "Yo no lo diré nunca, hay imágenes de gente de la manifestación rechazando la violencia", ha señalado Freire, quien tras "desvincular" la marcha con los episodios de disturbios, lamentó que no haya una crítica por parte de los organizadores a esos actos.
Para los representantes de los agentes, entre los que también estaba Antonio García, de la Unión Federal de la Policía, hubo funcionarios que "corrieron serios riesgos" como consecuencia de que "alguien incurrió en una gran irresponsabilidad" al no permitir la actuación policial con anterioridad.
En todo caso, han insistido en que "negar a estas alturas que se abrieron expedientes (a policías), es negar lo evidente", dijo Santiago Rey. "Tenemos mecanismos internos, estamos sometidos al imperio de la ley, como no puede ser de otra manera, y estamos sujetos a ella. Tenemos el régimen disciplinario más duro de toda la función pública", ha abundado José Freire.
LECTURA DEL COMUNICADO
En el acto que ha tenido lugar ante la comisaría compostelana, un miembro del cuerpo policial dio lectura al manifiesto de apoyo al trabajo de las Unidades de Intervención Policial (UIP), en el que han mostrado su "solidaridad, dignidad, compañerismo y defensa de una especialidad que lleva dos años echándose sobre sus espaldas la defensa de la seguridad de la sociedad española frente a quienes *solo buscan extender la violencia y el caos".
"Es un homenaje al trabajo sacrificado de quienes han puesto más heridos que nadie en los balances (...). Un homenaje a quienes hoy en Melilla, mañana en Gamonal, pasado en Pamplona, al otro en Madrid, y así sucesivamente, sin estabilidad ni jornada laboral reglada, dan lo mejor de sí mismos", reza el manifiesto.
De esta manera, han expresado su apoyo a los que "sufrieron la brutalidad de los violentos" y han condenado enérgicamente los actos de violencia registrados el 22 de marzo. Asimismo, han hecho un llamamiento a la Fiscalía y órganos judiciales para que "su actuación sea todo lo contundente que debe ser ante las agresiones tan graves" como las producidas en Madrid.
"Exigimos un análisis exhaustivo y de juicio crítico sobre el desarrollo de aquel dispositivo, que ponga en evidencia qué errores no deben cometerse nunca más", reclamaron los concentrados, quienes portaron carteles de "Dimisión Marte y Puma", en referencia a cargos de la UIP.
En este sentido, han reivindicado que se "asuman y depuren responsabilidades", porque "no hay justificación posible a lo que ocurrió ese día". "Y no se puede admitir que únicamente una cadena de infortunios haya sido la causante de este lamentable episodio", añade el manifiesto de los policías, que sospechan que detrás de que se esperase para intervenir puede estar que hubiese observadores de la OSCE.
Los policías piden un "compromiso de honestidad" con los compañeros, a los que agradecen su "valor, templanza y heroicidad", y han destacado que han mostrado que "este es un trabajo en el que quien tienes a tu lado no te abandonará jamás". "El orden público es una especialidad sometida a muchas tensiones, para la que reclamamos más apoyo político y defensa, además de condena rotunda frente a quienes nos agreden", apuntan en su alocución, que terminó con un aplauso.