Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Policías que encontraron el cadáver de una mujer el 6 de abril en Cádiz declaran que su marido estaba "totalmente ido"

Los agentes de la Policía Local de Jerez de la Frontera (Cádiz) que el pasado día 6 hallaron el cuerpo sin vida de Raquel Barrera en su domicilio conyugal tras recibir un aviso de su marido y presunto homicida, J.A.C., han asegurado este martes ante el juez del Juzgado de Violencia de Género de Jerez que el acusado estaba "totalmente ido" y "en estado de shock".
Según han indicado a Europa Press fuentes del caso, en la práctica de las primeras pruebas testificales, los agentes han explicado a las partes que fueron dos las patrullas del 092 que se desplazaron al lugar de los hechos, tras recibir una llamada telefónica del acusado, al que vieron "lleno de sangre, con cortes en el cuello, barriga y muñeca" al intentar suicidarse tras lo ocurrido.
Una vez allí, encontraron el cuerpo sin vida de su esposa en la cocina "en un charco de sangre" junto al supuesto arma homicida. Comprobaron entonces que había fallecido e inmovilizaron al acusado, llamando a continuación a una ambulancia para trasladarlo al hospital para asistirle por las autolesiones practicadas.
Este miércoles están citados dos agentes de la Policía Nacional que se trasladaron posteriormente hasta el domicilio del matrimonio, mientras que para la próxima semana está previsto que declaren dos parejas que cenaron fuera con la fallecida y su marido la noche de los hechos, así como los médicos que asistieron al imputado una vez en el hospital a la espera de localizar también al taxista que llevó de regreso a casa a la pareja esa madrugada.