Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidente de la Audiencia Nacional ve "necesario" centralizar en un solo tribunal los delitos de corrupción

El presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, ha afirmado este lunes que es "necesario" centralizar en un solo tribunal el juicio de los delitos por corrupción.
En una jornada sobre Justicia organizada por los socialistas en la Asamblea de Madrid, Juanes ha afirmado que los tribunales españoles "sí" están a la altura de las circunstancias para juzgar este tipo de delitos, pero ha considerado que "podría ser mejor".
Para mejorar el juicio de estos delitos ha señalado que "es necesario centralizar en un tribunal" este tipo de trabajos, ya sea la Audiencia Nacional o en otro juzgado. Además, ha abogado por una mayor especialización de los magistrados, la creación de unas normas procesales específicas, la definición de la corrupción en el Código Penal, fortalecer los medios destinados a este fin y, sobre todo, la existencia de un tribunal concreto dedicado a esta tarea para que "no se produzca dispersión".
"Se impone una regeneración democrática desde ya. No mañana. Desde hoy", ha aseverado Juanes, quien ha criticado que en España "hay una tendencia para acudir al Derecho Penal", pero antes de llegar a ese derecho "hay que acudir a una serie de medidas preventivas para evitar que la corrupción se produzca".
En este punto, ha destacado la necesidad de un consenso de partidos políticos contra la corrupción, la tramitación de una Ley de Transparencia, la creación de un portal electrónico integral de aplicación para todo el sector público y contenido detallado y de tipificar como delito el despilfarro público y la financiación ilegal de partidos.
También ha abogado por establecer una Ley de prácticas corruptas ilegales, llevar a cabo políticas educativas de la legalidad, crear registros públicos referidos a todo el sector público, profesionalizar y despolitizar el empleo público, despolitizar los órganos judiciales como el Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial y, en especial el Tribunal de Cuentas que, a su juicio, debe "reformarse a fondo".