Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidente del TSJA reclama autonomía financiera y de gestión para la justicia, que es el "poder mendicante"

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, ha reclamado este jueves una "cierta autonomía de gestión y financiera" para la justicia, que es el "poder mendicante" ante las administraciones autonómica y central.
"El presidente del TSJA tiene que pedir, pedir, y sugerir, pero no tenemos capacidad de gestión ninguna. Yo creo que sería bueno que tuviéramos una cierta autonomía y capacidad de gestión, que sería muy importante, porque uno se implica más cuando tiene cierta capacidad", ha indicado durante la presentación de la Memoria anual de actividades y funcionamiento del Alto Tribunal andaluz de 2013.
Según ha recordado Del Río, otras instituciones, como las universidades, o de otros ámbitos "tienen una autonomía financiera", que ejercen con "responsabilidad" y "transparencia".
"Que el poder judicial siempre tenga que pedir el plácet del resto de administraciones tanto para funcionarios como para una serie de aspectos creo que no viene bien y que es un sistema que no es el correcto", ha indicado el presidente del Alto Tribunal andaluz, quien cree por ello que el poder judicial, "si quiere ser un poder con ese nombre", debe de tener esa "cierta autonomía de gestión", por ejemplo en lo que se refiere a los refuerzos o creaciones de órganos, y autonomía financiera, "con el control más absoluto" que pueda haber.
El presidente del TSJA, que ha alertado que en 2013 se vuelven a reproducir los mismos problemas de los que lleva padeciendo la justicia durante años, sin "avances significativos", ha considerado además que sería necesaria en este caso una "mayor implicación" de la administración.
Para del Río, es "imprescindible y urgente" abordar el procedimiento de reordenación de efectivos con las correspondientes modificaciones de plantillas y reasignación de funcionarios, especificando los Juzgados y Tribunales susceptibles de amortización de plazas así como los órganos judiciales que podrían tener un incremento correlativo.
Sin embargo, y aunque es una reforma "sencilla", ha admitido que se trata de un asunto "muy sensible", porque afectaría a "posibles derechos adquiridos" y a temas de movilidad, por lo que ha considerado que se trataría de medidas que habría que "consensuar" a través de las mesas sectoriales, con lo que ha apelado para ello a la "sensibilidad" y "generosidad" de las partes implicadas.
Como medida paralela y complementaria a la reordenación de efectivos personales, para el presidente del TSJA resulta también "imprescindible" mejorar la gestión de las medidas de refuerzo en órganos judiciales "sobrecargados o mal dimensionados".
"Se impone mejorar la gestión de las medidas de refuerzo en órganos judiciales sobrecargados o mal dimensionados, en el sentido de que resulta obligado acompañar con funcionarios de refuerzo esas medidas de apoyo de órganos judiciales que pone en marcha el CGPJ, previo informe de este TSJA. De nada (o de bien poco) sirve, por ejemplo, la adscripción de un Juez de refuerzo, si no implica también la asignación de funcionarios, en la proporción que se estime razonable para posibilitar mayor tramitación de asuntos, celebración de juicios y vistas; en caso contrario, y así lo hemos detectado durante esta anualidad, no se avanza significativamente en la normalización del Juzgado afectado por la medida", se alerta en la memoria.
Asimismo, Del Río ha abogado por "racionalizar" el ámbito de la justicia penal para reducir la elevada y artificial litigiosidad que recae sobre Juzgados y Tribunales, eliminando el trabajo improductivo en esta jurisdicción, con medidas que favorecen "una respuesta más eficaz y ágil al resto de conflictos que se plantean", entre las que se encontrarían, y también ha apostado, como en años anteriores, por mejorar la actuación procesal sobre sentencias de conformidad.
El presidente del Alto Tribunal andaluz ha incidido en la necesidad también de una renovación tecnológica y mayor implantación de las nuevas tecnologías en los juzgados y tribunales, para acabar con el "desfase" existente, aludiendo a los problemas que supone en algunas jurisdicciones las "macrocausas" que implican ingentes cantidades de documentación.
Por otro lado, y preguntado por el anteproyecto de la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial impulsada por el Gobierno, ha indicado que "hay que ser muy cautos" en la regulación de la función de los jueces, que deben ser "discretos" en sus resoluciones judiciales, pero que tienen también "derecho de opinión". "El texto debe ser proporcionado, pero hay que tener cuidado porque hay que respetar también esa libertad", ha sostenido.