Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisiones dice que Bolinaga ya se somete a las pruebas y que en función del resultado harán lo que establezca la Ley

La Dirección General de Prisiones asegura que el etarra José María Uribechevarría Bolinaga, uno de los secuestradores de Ortega Lara, ha cambiado de actitud y admite someterse a la realización de pruebas médicas que permitan "afinar su diagnóstico y plantear su tratamiento".
Así lo explica Instituciones Penitenciarias en un comunicado en el que precisa que esta es la información que ha trasladado el hospital en el que se encuentra ingresado el preso.
Prisiones explica que "en consecuencia y una vez realizadas" las pruebas médicas, "la Administración Penitenciaria las valorará para adoptar las resoluciones que en aplicación de la legislación vigente procedan".
La Dirección General de Prisiones no explica cuáles pueden ser estas resoluciones, pero la Ley y el Reglamento Penitenciario contemplan diferentes posibilidades en función de la gravedad del interno, que pueden ir desde que regrese a prisión para seguir cumpliendo su pena, que permanezca ingresado en un centro hospitalario o incluso que pueda ser trasladado a su casa si la situación es de extrema gravedad.
Entre otros artículos del Reglamento Penitenciario está el 1004.4, en el que se dice que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".
También ha sido aplicado en ocasiones el 100.2, que aporta "flexibilidad al sistema" tal y como dice el propio artículo: "Con el fin de hacer el sistema más flexible, el Equipo Técnico podrá proponer a la Junta de Tratamiento que, respecto de cada penado, se adopte un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los mencionados grados, siempre y cuando dicha medida se fundamente en un programa específico de tratamiento que de otra forma no pueda ser ejecutado. Esta medida excepcional necesitará de la ulterior aprobación del Juez de Vigilancia correspondiente, sin perjuicio de su inmediata ejecutividad".
Precisamente ese artículo sirvió en su día para que Ignacio de Juana Chaos fuera trasladado a su casa alegando razones humanitarias o para que José Luis Alvarez Santacristina "Txelis" salga a diario de la prisión para trabajar, al igual que otros presos de ETA arrepentidos.