Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protección de Datos investiga si la Audiencia Nacional controla ilegalmente los movimientos de personal y visitantes

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha puesto en marcha actuaciones previas de inspección para determinar si la Audiencia Nacional está cometiendo una infracción al registrar los movimientos de su personal y de los visitantes que acuden a las dependencias judiciales.
El organismo ha respondido de este modo a la denuncia formulada por el abogado José Luis Mazón que asegura que las dependencias judiciales han creado "un fichero ilegal" en el quedan grabados "los movimientos de todo visitante" al nuevo edificio situado en la calle Génova de Madrid y que se inauguró hace unos meses.
En una carta firmada por el subdirector general de Inspección de Datos, Salvador Lazcoz, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Agencia explica que las actuaciones abiertas tendrán una duración máxima de doce meses. En función de su resultado, se abrirá un procedimiento sancionador o de infracción de las Administraciones Públicas.
TARJETA ELECTRÓNICA
Mazón especifica que cualquier persona que acuda a la sede de la Audiencia Nacional recibe una tarjeta electrónica para acceder a las distintas plantas del edificio donde se ubican los seis Juzgados Centrales de Instrucción, la Sala de lo Penal y las Fiscalías.
"Se registra en un fichero carente de base legal su itinerario de horas y lugares por los que se desplaza al tener que utilizar la tarjeta para ciertos accesos", dice la denuncia.
Según el abogado, "se trata de una ordenación propia de un Estado policiaco u orweliano". Mientras sí es razonable controlar los accesos --dice-- no lo es "el seguimiento histórico o su transmisión a una base de datos" que degenera en un control "propio de un estado totalitario".