Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont deja claro a la CUP que la única alternativa a sus presupuestos es prorrogar los actuales

Cree que la rebaja del IRPF no se notará hasta 2019, cuando Cataluña ya será independiente o habrá otro modelo de financiación
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha dejado claro a la CUP que la única alternativa que existe a aprobar su proyecto de Presupuestos para 2016 es prorrogar las cuentas actuales, dando así por hecho que no tiene intención de convocar elecciones anticipadas este año en caso de no conseguir sacar adelante sus cuentas.
Durante su intervención en Fórum Europa, el presidente catalán ha reiterado su intención de realizar un "esfuerzo" para poder aprobar el Presupuesto con el apoyo "de más de un grupo político". "Buscaremos el apoyo de todos, sin exclusión: de los más distantes a nuestros postulados a los más cercanos, e incluso a los que permitieron la investidura", ha dicho, en referencia a la CUP, que ha rechazado de plano esta propuesta.
Además, ha hecho hincapié en que aunque el proyecto presupuestario que presentó su vicepresidente económico y líder de Esquerra, Oriol Junqueras, no es "para tirar cohetes", sí permiten aplicar medidas beneficiosas para los ciudadanos. "Vamos a ver qué sirve más a las personas: si nuestro Presupuesto o uno prorrogado que se hizo en condiciones mucho más (difíciles) que las actuales", ha apostillado.
ARTUR MAS HABLÓ DE FIN DE LEGISLATURA
Con esta frase, Puigdemont ha dejado claro que no tiene intención de convocar elecciones anticipadas este año en caso de que sus Presupuestos no salgan adelante en el Parlamento, a pesar de que hace sólo unos días el líder de Convergència, Artur Mas, asegurase que la convalidación de las cuentas era condición 'sine qua non' para avanzar en la legislatura y no dar por roto el acuerdo con la CUP.
Pese a las presiones, los anticapitalistas ya 'plantaron' hace unos días al vicepresidente Junqueras durante la presentación del proyecto de Presupuestos como protesta por la actuación de los Mossos d'Esquadra en los altercados del barrio de Gràcia.
Entonces, además de exigir unos Presupuestos de clara ruptura y confrontación con el Estado, la CUP también reclamó la dimisión del director de los Mossos, Albert Batlle, a quien Puigdemont ha vuelto a defender este viernes, asegurando que no tiene intención de atender estas exigencias.
GASTO SOCIAL RÉCORD
En este punto, el presidente del Govern de 'Junts pel Sí' ha defendido la oportunidad de que la CUP apoye las cuentas presentadas por la Generalitat insistiendo en que son "buenas" porque "crecen en gasto social", que supondrá el 73% del total.
Una cifra a la que "no se había llegado nunca" y que permitirá "superar una etapa difícil" como la reciente, que en cualquier caso ha defendido al señalar que sin los "duros" recortes aprobados por los últimos gobiernos de Artur Mas la región no estaría actualmente donde está. "Debemos estar muy agradecidos", ha llegado a afirmar.
"Ahora podemos superar una etapa difícil. Nos encaramos a un ciclo de mejora económica de la que ya percibimos algunos efectos, y en los Presupuestos situamos a las personas como una de las prioridades", ha continuado.
Así, ha insistido en que las partidas de salud, educación o acción social suben y ha defendido el incremento del gasto en acción exterior en las nuevas necesidades de la Generalitat, matizando no obstante que parte del mismo ya existía, repartido en diferentes partidas de Presupuestos anteriores.
"Espero que este mensaje lo atiendan no sólo los que están comprometidos con la estabilidad parlamentaria, sino todos lo partidos que dicen, y yo me lo creo, que su interés máximo son las personas", ha vuelto a lanzar a la CUP.
NO SE NOTARÁ SI SE RECAUDA MENOS POR IRPF
En otro orden de cosas, el president de la Generalitat también ha hecho referencia a su anunciada reforma del IRPF para bajar el tipo en la parte autonómica a todos los tramos, y no únicamente a los más bajos como solicita su socio de gobierno Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).
"Ya llevábamos en el Presupuesto que debíamos acometer una rebaja del IRPF, especialmente en la rentas más bajas. El proyecto está en trámite parlamentario y estoy absolutamente convencido de que en este aspecto vamos a encontrar la colaboración de todos los grupos parlamentarios", ha manifestado.
Además, ha negado que esta medida vaya a repercutir negativamente en la estabilidad de las cuentas catalanas, recordando que aunque sus efectos son "inmediatos" para los ciudadanos, no sucede lo mismo con las arcas autonómicas, que no notarán la menor recaudación hasta 2019, cuando el Estado liquidará el sistema de financiación correspondiente al año próximo, que será el primero en el que la Declaración de la Renta se haga con los nuevos tipos.
Puigdemont ha añadido además que, para entonces, espera que Cataluña tenga "una relación completamente diferente" de la actual con el Gobierno central y que, en caso de que no fuera así, ya se debería haber modificado el actual sistema de financiación autonómico, cuyas condiciones serán "diferentes".
"Por tanto, los efectos de esta menor recaudación que pueda existir en las rentas más bajas, que en Cataluña tributan bastante alto, no lo vamos a ver, no lo vamos a sufrir, hasta 2019", ha añadido, indicando que en este tiempo la situación económica debería haber mejorado, lo que ayudará también a "asumir perfectamente" una medida que es "de justicia".