Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont no teme ser suspendido: El desafío independentista sigue adelante

El presidente de Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado que no teme ser suspendido de su cargo y ha proclamado que no hay tribunal que pueda frenar el referéndum de independencia el 1 de octubre: "El Tribunal Constitucional ya no altera la organización del referéndum". Puigdemont ha garantizado que "se podrá votar en Barcelona" y entiende que los Mossos investiguen el 1-O.

El presidente ha insistido en que la votación está amparada por la ley que aprobó el Parlament la semana pasada, aunque haya sido suspendida por el Alto Tribunal, y ha concluido: "Las decisiones las tomaremos soberanamente".
"Que hagan lo que quieran, pero votaremos", ha zanjado el presidente catalán en una entrevista de TV3, donde ha afirmado que ese día se votará aunque el Estado intente concretar la suspensión de la autonomía aplicando el artículo 155 de la Constitución Española.
"¿Que no han dicho que no podíamos hacer una web? ¿Que no han dicho que no podríamos aprobar una ley? ¿Que no hay dicho que no podríamos firmar un decreto, ni hacer un referéndum y pese a todo los estamos haciendo?", ha puesto como ejemplos el presidente.
Puigdemont considera que el TC tendrá un "problema constitucional" si quiere suspenderlo, ya que ha alegado que no se cumplen ninguno de los requisitos que marca la Ley de la Presidencia de la Generalitat y los ha repasado: dimisión; moción de censura; cuestión de confianza; muerte e incapacitación mental o física.
Ante las medidas emprendidas por el Estado contra la consulta, el presidente catalán asegura sentirse sereno, tranquilo y determinado, y ha resumido así su situación actual: "Atención permanente, pero no en tensión. Todo el mundo está muy tranquilo y colocado en su sitio".
"HAN PERDIDO LOS PAPELES"
El presidente catalán ha criticado que la Guardia Civil registrara el fin de semana la sede del seminario 'El Vallenc' buscando las papeletas del referéndum, y ha dicho que esto tampoco frenará la consulta: "Buscando papeletas han perdido los papeles. Pues claro que se votará".
Puigdemont ha reiterado que no pondrá en riesgo a los funcionarios, y preguntado por detalles cómo si los ciudadanos recibirán tarjetas censales, se ha remitido a una "rueda de prensa" que el Govern dará los próximos días, aunque no ha precisado más.
Aunque la alcaldesa la capital catalana, Ada Colau, no ha aclarado si cederá locales para el referéndum y ha pedido garantías a la Generalitat, Puigdemont ha afirmado que "se podrá votar en Barcelona", y ha agradecido que la alcaldesa haya apoyado a los primeros ediles catalanes investigados por la Fiscalía.
Puigdemont ha aceptado que los Mossos d'Esquadra hayan iniciado una investigación sobre el referéndum tras comparecer su Mayor, Josep Lluís Trapero, ante la Fiscalía, y ha recordado que son policía judicial y que, por lo tanto, tienen que cumplir mandatos judiciales: "No tenemos que hacer ningún drama por esto".
El presidente catalán ha asegurado que la policía autonómica no será un problema y ha defendido que ha demostrado tener una solución para todo, como este miércoles cuando la Guardia Civil ha ordenado cerrar la web del referéndum: "En 25 minutos habíamos activado otra".

Puigdemont ha asegurado que no se arrepiente de haber aceptado el encargo de Artur Mas se de ser presidente, aunque "cada día sea un Vietnam" y, haciendo balance, ha manifestado que el peor momento de su mandato son los atentados de agosto y el accidente de Freginals y que, el mejor momento, está por llegar.