Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pyongyang prohíbe el paso de barcos en el Mar Occidental hasta final de julio

Un pesquero es visto en el puerto de la isla de Yeonpyeong, 200 km noroeste de Seúl, Corea del Sur. EFEtelecinco.es
Corea del Norte ha prohibido la navegación de sus barcos hasta final de julio en un área del Mar Occidental (Mar Amarillo), lo que Corea del Sur cree un signo de una posible "provocación" del régimen comunista, informa hoy la agencia Yonhap.
Las tropas de Corea del Sur están en alerta después de la prueba nuclear norcoreana del 25 de mayo y su subsiguiente lanzamiento de varios misiles de corto alcance en el Mar del Este (Mar de Japón).
Fuentes oficiales surcoreanas citadas por la agencia local Yonhap señalaron que la prohibición a la navegación de buques en unas zonas concretas del Mar Occidental se ha aplicado "recientemente" por parte de Corea del Norte y estará en vigor hasta final de julio.
Seúl estrechó su vigilancia al pensar que podría tratarse de un indicio de posibles lanzamientos de misiles, aunque no se descarta que se trate de medidas tomadas por Corea del Norte en el marco de sus ejercicios militares rutinarios.
Según asegura hoy la televisión surcoreana YTN, Corea del Norte ha trasladado un misil balístico intercontinental a la base de Dongchang-ri para preparar su lanzamiento, que previsiblemente podría suceder desde mediados de este mes.
No obstante, una portavoz del Estado Mayor Conjunto dijo hoy a Efe que no tienen confirmación sobre este aspecto.
Corea del Norte efectuó el 5 de abril el lanzamiento de un cohete de largo alcance después de que el proyectil fuera instalado en la base de Musudan-ri varios meses antes.
Hoy, el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, aseguró que no tolerará las amenazas y las provocaciones norcoreanas, pero también se mostró dispuesto a dialogar con Corea del Norte.
Lee urgió a Corea del Norte a abandonar su programa nuclear y le pidió que se una a la comunidad internacional.
El régimen comunista amenazó la semana pasada con un ataque militar contra Corea del Sur después de que Seúl se adhiriese a la iniciativa estadounidense contra el tráfico de armas de destrucción masiva (PSI), que permite el abordaje de barcos sospechosos.