Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quiroga (PP) pide a ETA que se disuelva y reconozca el daño causado para que los vascos "empiecen una vida en libertad"

Dice que las instituciones y el Estado de Derecho deben "cerrar esta etapa negra" con las víctimas "como pilar básico de la democracia"
La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha afirmado que ETA "cada vez pinta menos" en la vida de los vascos y le ha instado, una vez más, a que "se disuelva y reconozca el daño causado" para que los ciudadanos de Euskadi "empiecen una vida en libertad". Además, ha asegurado que las instituciones y el Estado de Derecho, como "colofón a la coherencia de la lucha contra el terrorismo", deben "cerrar esta etapa negra" con las víctimas "como pilar básico de la democracia".
En declaraciones a Europa Press, Quiroga ha recordado que los comunicados de ETA en víspera de la celebración del Aberri Eguna son "un clásico" y ha subrayado que éstos, en la actualidad, ya no son "reseñables".
"Eso significa que ETA cada vez pinta menos en nuestras vidas y lo que debería hacer es disolverse, reconocer el daño causado y que pudiéramos empezar una vida en libertad", ha apuntado.
La líder de los populares vascos ha manifestado que la banda terrorista "durante mucho tiempo ha estado matando en nombre de la independencia" y el hecho de que condicione su persistencia a que haya presos en las cárceles es "un nuevo chantaje, el chantaje final".
Tras señalar que la banda tiene "un problema" con los reclusos en las prisiones, ha precisado que "la única vía que tiene para poder gestionar es su disolución", pero ha señalado que eso supondría también "la evidencia de que ha fracasado".
RAJOY Y URKULLU
La presidenta del PP vasco ha destacado que le gustaría que el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, pudieran gestionar en colaboración un final de ETA, porque ella misma ha "promovido" esta posibilidad, y ha considerado que "es necesario" que "todos" estén juntos en esta tarea.
No obstante, ha precisado que, para eso pueda llevarse adelante, debe partirse de "la premisa de exigencia de disolución de ETA", y ha considerado que el Ejecutivo vasco "sigue hablando de la modificación de la Ley penitenciaria, de los presos", en lugar de centrarse en la reclamación "previa a todo", como es la desintegración de la banda armada.
"Ése el escollo fundamental que existe. Vamos a ver si se va resolviendo, si hay voluntad y si somos capaces de abordar este momento con altura de miras para hacerlo bien", ha aseverado.
Por último, ha afirmado que persistirá en este objetivo porque "es la manera de cerrar bien esto, sobre todo, en coherencia con lo que ha sido la lucha contra el terrorismo desde la democracia, y sólo con la Ley y el Estado de Derecho en la mano para acabar con el terrorismo".