Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

R.Dominicana conmemora hoy 50 años de la expedición que marcó el fin de Trujillo

Fotografía de archivo del 3 de junio de 1954 del presidente de la República Dominicana, Rafael Leónidas Trujillo a su llegada a Madrid. 
EFE/Archivotelecinco.es
La República Dominicana conmemora hoy el 50 aniversario de una expedición militar internacional que fracasó en su intento de derrocar el régimen de Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961), pero que marcó el inicio del declive de la que se considera una de las tiranías más sangrientas de Latinoamérica.
Dominicanos, cubanos, puertorriqueños, venezolanos, estadounidenses, guatemaltecos y españoles participaron en la "Expedición del 14 de junio", una gesta histórica que sacudió las conciencias de la población y dio paso a una movilización real contra Trujillo.
Los miembros de esa expedición, también llamados los "Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo", protagonizaron una incursión en el país por esos tres puntos con el fin de derrocar al trujillismo y establecer un régimen democrático revolucionario.
Entrenados en Cuba e inspirados por la revolución que acababa de triunfar en esa isla, los expedicionarios se dividieron en tres grupos que llegaron en dos embarcaciones a las costas de Maimón y Estero Hondo (norte) y en un avión a Constanza (centro), en el interior de la República Dominicana.
Sin embargo, la ilusión política en un nuevo país que inspiraba a los combatientes no se vio acompañada por la adecuada planificación estratégica ni por el necesario respaldo de un pueblo cautivo de la propaganda trujillista y atemorizado por el aparato represor de la época, según analistas e historiadores.
Jaime de Jesús Domínguez lo recuerda en su "Historia Dominicana" al señalar que "una prueba de lo mucho que influían la propaganda y el terror en el comportamiento político de los dominicanos lo constituye la actitud de los campesinos, quienes informaban a los militares al servicio del dictador de los lugares donde se encontraban los patriotas...".
A esas debilidades se unieron problemas sobrevenidos, como las filtraciones de información sobre los planes a ejecutar y detalles como la pérdida de la mochila del jefe de la incursión, Enrique Jiménez Moya, que encabezó el grupo que llegó por aire a Constanza.
En esa mochila se guardaban mapas con datos claves de los puntos donde iban a producirse los dos desembarcos, información que cayó en poder de los militares del régimen y que favoreció el hostigamiento a los rebeldes.
Ese cúmulo de circunstancias, entre otras, abocó a los expedicionarios a un fracaso seguro de su acción y la mayoría de ellos murieron en los enfrentamientos, fueron fusilados o fallecieron en las montañas, donde se internaron hostigados por las tropas del tirano.
De aquellas históricas jornadas de combate sólo seis de los "héroes" sobrevivieron y hoy siguen vivos el cubano Delio Gómez Ochoa y los dominicanos Poncio Pou Saleta y Mayobanex Vargas.
Los "Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo" fracasaron en su acción, pero triunfaron al generar con ella el caldo de cultivo para empezar a posicionar a la sociedad en contra del régimen y de su líder.
Prueba de esta movilización fue el surgimiento posterior de grupos de resistencia que culminaron con la creación del "Movimiento 14 de Junio", llamado así en honor a los expedicionarios.
A este movimiento pertenecían las hermanas María Teresa, Patria y Minerva Mirabal, asesinadas por orden de Trujillo en 1960, en la etapa final de un régimen cuestionado en el ámbito internacional y cuya represión se había exacerbado.
Los dominicanos rendirán hoy homenaje a los patriotas que protagonizaron la gesta del 14 de junio con algunas actividades y ofrendas conmemorativas.
Los actos centrales iban a celebrarse el sábado en Constanza, donde el presidente del país, Leonel Fernández, presenciaría una recreación de la llegada del avión en el que aterrizó una parte de los revolucionarios e inauguraría un monumento en honor a los héroes, pero debido al mal tiempo las celebraciones fueron pospuestas, según informó la organización.