Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy y Cameron coinciden en la necesidad de seguir trabajando para un acuerdo en la cumbre europea

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el primer ministro británico, David Cameron, han conversado por teléfono este viernes sobre la próxima cumbre europea y sobre la negociación en curso por parte de Reino Unido para cambiar su relación con la UE.
Según ha informado Downing Street en un comunicado, ha sido Cameron quien ha llamado a Rajoy para "discutir sobre la renegociación de Reino Unido con la UE".
De acuerdo con el Gobierno británico, los dos se ha mostrado de acuerdo en que "se han hecho buenos progresos" en este ámbito y se debería "continuar trabajando estrechamente juntos para un acuerdo en el Consejo Europeo de la próxima semana".
Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se reúnen los próximos 18 y 19 de febrero en Bruselas en una cumbre en la que quieren llegar a un acuerdo en torno a la propuesta que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha hecho a Londres para conseguir que el Cameron defienda ante sus compatriotas la permanencia de su país en la UE.
Cameron se ha comprometido a realizar un referéndum antes de finales de 2017 --aunque podría celebrarse este año-- para que los ciudadanos británicos decidan si quieren seguir en la UE o abandonar el club. Para hacer campaña a favor del sí, el 'premier' exige un nuevo marco de relaciones con el resto de la Unión que deben aprobar los Veintiocho por unanimidad.
El aspecto más conflictivo tiene que ver con el deseo de Londres de limitar los beneficios sociales a los trabajadores comunitarios que emigren a Reino Unido, considerada "inaceptable" por varios Estados miembros al inicio de las negociaciones.
Para salvar este escollo, Tusk ha ofrecido un "freno de emergencia" que permitiría a Londres esta salvaguarda en circunstancias "excepcionales" y con el permiso previo de los Veintiocho. Aunque queda por determinar por cuánto tiempo podrá limitar estas ayudas a los trabajadores comunitarios.