Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy advierte a ETA de que le queda "reconocer el daño causado, pedir perdón a las víctimas y desaparecer"

Valora que el 'espíritu de Ermua' representó hace 20 años "un antes y un después en la lucha contra el terrorismo"
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este sábado que el "único final" que le queda a ETA pasa por "reconocer el daño, pedir perdón a las víctimas y desaparecer" por ser además lo que "la sociedad le reclama".
Rajoy ha intervenido en la primera jornada de la 'Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco' que, organizada por las Nuevas Generaciones del PP bajo el lema 'Sigues dejando huella', se desarrolla a lo largo de todo el fin de semana en el Palacio Euskalduna de Bilbao.
En su intervención, el presidente del Ejecutivo ha subrayado que los dos asuntos "más importantes" que tiene hoy España son "la defensa de la soberanía nacional y la lucha contra el terrorismo", al tiempo que ha recordado los atentados yihadistas sufridos en los últimos meses en varios países europeos.
Tras glosar la figura del exconcejal del PP asesinado por ETA hace 20 años, ha destacado su "vocación de servicio público y ganas de trabajar" y ha resaltado que decidió afiliarse a la formación popular aunque años después "le arrancaron la vida los terroristas".
Asimismo, ha incidido en que hace 20 años los españoles dijeron 'basta ya' a la barbarie terrorista, lo que desató "una rebelión cívica que dio lugar al 'espíritu de Ermua' y representó un antes y un después en la lucha contra el terrorismo".
En este contexto, ha denunciado que los terroristas buscan "deshumanizar a las víctimas y que éstas queden como un número", motivo por el que es necesario "visibilizarlas".
"ETA debe reconocer el daño causado, que nunca tuvo sentido, pedir perdón a las víctimas y desaparecer, ése es el único final que les queda y el que la sociedad le reclama", ha zanjado.