Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy asegura que no tiene "nada que hablar" con la izquierda abertzale mientras que esté "unida a ETA"

Considera que España necesita "un gobierno fuerte", pero que no se crea "que puede hacerlo todo en solitario"
El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado este jueves que no tiene "nada que hablar" con la izquierda abertzale, "mientras que sea una organización que está unida a una organización terrorista como es ETA". "No hay nada que negociar con ETA porque no se paga precio político ni por matar ni por dejar de matar", ha añadido.
En una entrevista concedida a Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, Rajoy ha considerado "positivo" el hecho de que ETA, "por primera vez en la historia", anuncie el cese definitivo de su actividad criminal, "algo que llevamos mucho tiempo esperando". No obstante, ha dicho que "la tranquilidad absoluta" no llegará hasta que no anuncie "su disolución irreversible".
"Hasta entonces sobran análisis, comentaristas, convocatorias de ruedas de prensa, las genialidades, los análisis y las frivolidades", ha afirmado el presidente del PP, quien ha indicado que lo que hay que hacer es aplicar la ley y el Estado de Derecho. "Hay que ser prudentes y ver cómo evolucionan los acontecimientos", ha apostillado.
Preguntado sobre las opiniones del "ala más conservadora" del partido sobre ETA, poniéndose como ejemplo de ello las declaraciones de Federico Mayor Oreja, Rajoy ha respondido que, aunque no haya "un pensamiento único" en el partido, la "inmensa mayoría" comparte el mensaje que él le ha trasladado a los ciudadanos.
CRITICA EL RESULTADO DE LA CUMBRE EUROPEA
En relación a la cumbre celebrada en la Unión Europa, Rajoy ha asegurado que su resultado ha sido "decepcionante" de cara al futuro, porque las decisiones suponen "un torpedo a la línea de flotación de la concesión de crédito en España". A su juicio, con estas decisiones, el año que viene menos habrá 26.000 millones menos en créditos para pymes y autónomos.
El presidente del PP, que ha asegurado que no da por hecho que vaya a ser el ganador de las próximas elecciones y que vaya a conseguir mayoría absoluta, ha dicho que va a trabajar con la misma intensidad que estos años para pedirle a la gente que confíe en él y en el proyecto del PP. "Las cosas están difíciles, pero España necesita un cambio político para que podamos empezar a hablar de recuperación económica", ha indicado.
Preguntado por si CiU sería socio del PP si no logra una mayoría absoluta, Rajoy ha dicho que "no tiene por qué ser así". En este sentido, ha asegurado que tenga el número de votos que tenga su partido, la situación que atraviesa España "no la saca adelante un único partido". "Necesitamos un gobierno fuerte pero que no se crea que puede hacerlo todo en solitario", ha añadido.
Por ello, se ha comprometido a hablar con todos los partidos, las organizaciones sindicales y económicas, los empresarios y con el conjunto de la sociedad. En su opinión, "el Gobierno que salga de las urnas, aunque tenga mayoría, necesita la complicidad de la sociedad porque la tarea que tenemos por delante es gigantesca y no seré yo quien cometa el error de creer que porque tenga mayoría absoluta hay que hacer lo que yo diga yo".
Rajoy, que ha dicho que estaría en su casa si no creyera que haciendo una política económica distinta se puede crear empleo, ha afirmado también que sabe cómo hacerlo. Según ha explicado, "para que haya empleo tiene que haber inversión y para que haya inversión tiene que haber confianza y crédito". "Hoy el cambio político es importante porque es un factor de confianza", ha añadido.
UN GOBIERNO "DIALOGANTE Y SIN AMATEURS"
Tras destacar que hay que nombrar a un gobierno "serio y competente, con gente formal y que sepa lo que se trae entre manos, y no amateurs", Rajoy ha abogado por un gobierno "dialogante" y que siempre diga la verdad. Entre su principales recetas para salir de la crisis, el líder del PP ha mencionado controlar el déficit público y que las administraciones no gasten lo que no tienen, algo que tiene que estar regulado por una normativa.
También ha apuntado Rajoy la necesidad de hacer una reforma fiscal, el apoyo a las pymes y autónomos, bonificar en la Seguridad Social al autónomo que contrate a una persona durante un tiempo, o que aquellos beneficios que no se repartan por las empresas no tributen porque se van dedicar a la inversión.
Finalmente, el líder del PP ha descartado que un futuro gobierno del PP vaya a aplicar el copago sanitario, mientras que sí que se eliminará el Impuesto de Patrimonio, ya que, en su opinión, es "obsoleto, antiguo y no recauda nada". También ha garantizado que no va a tocar el seguro de desempleo, ni abaratar el despido y que va a impulsar un reagrupamiento de los ayuntamientos.