Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy pide el voto para ayudar a acabar con un Gobierno "que hace el ridículo"

El presidente del PP, Mariano Rajoy (i), saluda a los simpatizantes, durante el encuentro que ha mantenido, hoy en la plaza del Altozano de Albacete, con motivo de los comicios europeos del próximo domingo. EFEtelecinco.es
El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha pedido hoy el voto en las elecciones europeas del próximo domingo para contribuir al cambio político en España y, así, "acabar con un Gobierno que sólo sabe hacer frases y eslogan, en ocasiones haciendo el ridículo".
Ejemplo de ese "ridículo" es, para el líder de los populares, "eso del acontecimiento planetario" al que se refirió ayer la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín.
Rajoy ha considerado la expresión "una broma" y la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, "una tontería".
La dirigente socialista empleó dichos términos para resaltar la coincidencia a partir del año que viene de Barack Obama en la Presidencia de EEUU y de José Luis Rodríguez Zapatero en la de la UE.
Rajoy, en un acto al aire libre en Albacete ante más de 1.000 personas -según la organización-, ha continuado con sus reproches al Gobierno al opinar que "sólo se ocupa de los líos, de los Falcon -los aviones militares-, de tertulias y de generar problemas".
Y lo que necesita el país, a su juicio, es un Gobierno que "resuelva los problemas de la gente", pues a los ciudadanos les importa "afrontar la crisis" con los recursos que les dispensa el Ejecutivo, que han de ser "normales y entendibles".
En definitiva, hace falta "sensatez y sentido común", y con ello, "acabar con la broma" que es el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero debido a sus "declaraciones y afirmaciones y a su absoluta irresponsabilidad".
Rajoy ha puesto énfasis en reclamar "algunas ideas claras", objetivos definidos y un programa nítido contra la crisis; en resumen, ha proseguido, "una política económica entendible" que ponga fin a la "sucesión de chapuzas y de improvisaciones" del Gobierno, cuya eficacia no ha llegado.
El PP, ha explicado, tiene la experiencia de haber superado desde el Gobierno una situación difícil, la de 1996, y por ello, ha defendido su recetario contra la crisis, que entre otros aspectos propugna la puesta en marcha de reformas estructurales, como la del modelo educativo o la del régimen fiscal.
Reformas que los populares, si gobiernan, llevarán a cabo toda vez que el PSOE no ha sido capaz de ello. "Es el partido más inmovilista que he visto en mucho tiempo", ha apostillado antes de censurar que durante cinco años "se hayan jactado de lo bien que iban las cosas" sin fomentar reformas en la economía.
Al tiempo que ha pedido nuevamente que el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, acuda al Congreso a explicar la subvención de la Junta de Andalucía a una empresa en la que trabaja su hija, el líder del PP ha definido al principal candidato del partido en los comicios europeos, Jaime Mayor Oreja, como "serio, riguroso, con experiencia y con sensatez".