Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy confía en que Mas no hará nada ilegal y cree que habrá dificultades pero "las cosas volverán a su cauce"

"Ley sí, pero diálogo también", ofrece asegurando tener la "tranquilidad" de que sabe lo que tiene que hacer
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este viernes que sigue confiando en la afirmación del presidente de la Generalitat, Artur Mas, de que no hará "nada que sea ilegal" respecto a la anunciada consulta soberanista y ha apuntado que, a su juicio, "es probable que haya algunas dificultades" pero "las cosas volverán a su cauce".
El desafío soberanista catalán ha ocupado buena parte de la rueda de prensa que Rajoy ha ofrecido este viernes en el Palacio de la Moncloa para hacer balance del curso político antes del periodo estival, y en la que ha aprovechado para reiterar su postura "clara" contra la celebración de la consulta. "Ley y diálogo, ahí me podrán encontrar", ha ofrecido.
El jefe del Ejecutivo ha explicado que en la reunión celebrada esta misma semana con Artur Mas le trasladó la misma posición que ya ha expresado en anteriores ocasiones y su consideración de que la celebración de una consulta soberanista es "ilegal", una postura que ha recordado está respaldada por las Cortes Generales y el Tribunal Constitucional.
"NO DAR BANDAZOS"
Rajoy ha defendido su postura y la necesidad de "no dar bandazos de ningún tipo" en un asunto de esta envergadura. "El presidente del Gobierno tiene la obligación, como todos, de cumplir la ley. Y creo que esto es muy perjudicial para todos los españoles, los que viven en Cataluña y los que viven en otros sitios", ha sostenido.
De esta forma, ha repetido en numerosas ocasiones que "ley sí pero diálogo también" y ha adelantado que el Gobierno está estudiando el documento con 23 propuestas que le trasladó Artur Mas sobre diversos asuntos. "Es un documento con temas que preocupan a la gente, que creo que es de lo que hay que hablar", ha celebrado Rajoy.
Por ello, ha dicho quedarse con la convicción de lo dicho por Mas en numerosas ocasiones sobre que no hará nada que sea ilegal. "No sé si me lo dijo en la reunión, yo lo tengo interiorizado y no tengo por qué poner en tela de juicio lo que él dice", ha confesado sin querer sin embargo aventurar qué puede pasar el próximo 9 de noviembre, fecha prevista para la consulta.
Tampoco ha querido vincular con el proceso la revelación del expresidente catalán de haber tenido fondos en el extranjero durante más de 30 años y ha insistido en que lo que sí afecta es que "es ilegal", contraviene la Constitución y "juega con algo que sólo corresponde decidir al conjunto de los españoles".
CREE QUE NO CORRE PELIGRO LA UNIDAD DE ESPAÑA
Preguntado por si es optimista respecto a Cataluña, ha apuntado que su "obligación" es ser "realista y equilibrado" en sus juicios, ante lo que ha dicho tener la "tranquilidad" de que sabe lo que tiene que hacer. "Y eso me da mucha fuerza interior", ha garantizado apuntando también que a su juicio no corre peligro la unidad territorial española.
Además, ha mostrado su estupor sobre la denominada tercera vía y otras propuestas del estilo. "No sé cuáles son las otras dos vías", ha manifestado señalando que la única realidad es que Artur Mas ha anunciado un referéndum que "la inmensa mayoría" de las Cortes Generales le han dicho que "no es legal" y que además es "muy negativo para los intereses de los españoles".
Y Rajoy también ha descartado una reforma federal, no porque crea que no es el momento político adecuado, sino porque dice que nadie se la ha explicado. "Es muy importante saber para qué, es increíble que haya que explicar estas cosas", ha dicho sosteniendo que el presidente del Gobierno "puede frivolizar" ni "fijar posición sobre asuntos no planteados".
Según ha recordado, en 2011 el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le llamó para plantearle una reforma constitucional que le pareció "muy razonable" y le trasladó su apoyo. De igual forma, si ahora alguien quiere modificar la Carta Magna, "que diga qué quiere hacer".
En este punto, ha sostenido que hay puntos de la Constitución que a su juicio no deberían modificarse, como la forma de Estado o la soberanía nacional. "Si cuestionamos y ponemos en tela de juicio las leyes vamos por muy mal camino. Mientras yo sea presidente del Gobierno la ley se cumple", ha defendido.
IMPORTANTE TENER "SEGURIDAD Y CERTIDUMBRES"
Pese a este desacuerdo sobre la reforma constitucional, ha asegurado sentirse "muy tranquilo" con la posición del PSOE tras su reunión con el nuevo secretario general socialista, Pedro Sánchez, quien ha recordado que se ha situado en contra de la celebración de la consulta. "Ahí estoy muy tranquilo", ha reconocido.
Rajoy ha dicho que "lo razonable y lo sensato" es que exista una relación "correcta" entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición y espera tenerla con Sánchez igual que la tuvo antes con Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre todo en un tema como el modelo de Estado.
El presidente del Gobierno cree que "algo muy importante" es que la gente tenga "seguridad y certidumbres" y todo lo que vaya en la dirección contraria, entre lo que podría estar el desafío sobernista, "no es bueno para nada". Así ha asegurado que se lo trasladó a Mas en su encuentro porque "el buen funcionamiento de las instituciones es algo muy importante para un país y no se debe jugar con ello".